Aladi y Academia Diplomática de Ecuador suscriben acuerdo de colaboración

Quito.- La Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) y la Academia Diplomática de Ecuador suscribieron un acuerdo de colaboración en materia de estudios y capacitación, informó este martes el Ministerio de Relaciones Exteriores del país andino.

La suscripción tuvo lugar el lunes en Montevideo, capital del Uruguay, precisó en un comunicado.

El acuerdo permitirá a ambas instituciones apoyar la realización de estudios en especial sobre temas de integración, aplicación de acuerdos comerciales y relaciones entre América Latina y la región Asia Pacífico.

Además, los alumnos y egresados de la Academia Diplomática podrán acceder a los cursos del Centro Virtual de la Asociación Latinoamericana de Integración y a sus contenidos.

Así mismo, las dos instituciones se comprometen a la colaboración docente, realización de pasantías e intercambio de información en temas de integración comercial, reza la nota oficial.

Por la ALADI firmó el secretario general, Alejandro de la Peña, mientras que, en representación de la Academia Diplomática, el embajador del Ecuador en Uruguay y representante permanente ante la Asociación Latinoamericana de Integración, Galo Galarza.

El documento suscrito posibilitará una mejor preparación para el personal diplomático de carrera a la vez que fortalece los lazos de integración entre el Ecuador y los países de la región latinoamericana, indicó el Ministerio de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana.

La Academia Diplomática de Ecuador reabrió sus puertas en noviembre del año pasado como símbolo del regreso de la “institucionalización” al servicio exterior, tras permanecer ocho años clausurada por decisión del anterior gobierno de Rafael Correa (2007-2017).

Correa, que llegó a calificar a los diplomáticos como “momias cocteleras”, transfirió la formación del funcionariado del servicio exterior al Instituto de Altos Estudios Nacionales (IAEN), bajo paraguas gubernamental.

La reapertura de la Academia Diplomática tuvo lugar en un prominente jardín de una casa patrimonial ahora recuperada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de manos del Fondo de Cultura Económica de México, que mantenía su sede en el inmueble de acuerdo a un comodato de 2011, año en que fue cerrada la Academia.