Al menos 750 ibarreños forman parte de proyecto de Huertos Familiares

Son 750 personas de las parroquias urbanas que forman parte de la iniciativa de Huertos Familiares que implementó la municipalidad el año anterior, en época de pandemia.
La idea es fomentar a la ciudadanía que genere sus productos para autoconsumo, “nuestro fin no es para negocio, sino que la gente sepa que a nivel urbano no necesita mayor espacio para producir ciertos alimentos que les pueden dar seguridad”, explicó el responsable de Patrimonio Natural del Municipio de Ibarra, Roberto Ortega.

Aunque se trabaja de manera virtual por la pandemia, las familias suelen enviar las fotografías de sus productos a través de redes sociales.

Ortega aseguró también que este año están trabajando con las parroquias urbanas cada semana, tres días de capacitación y un día hacen la entrega de un incentivo. Es decir, las familias reciben 60 plantas medicinales, de verduras y hortalizas, al igual que dos kilos de abono.

“Es un proyecto interesante porque lo enfocamos dentro de las estrategias de adaptación al cambio climático”. El funcionario mencionó que muchos agro-químicos en los suelos genera problemas para producir, “la agricultura también afecta la salud”.

Además, comentó que el patrimonio natural está identificado como todo lo que responde el tema de biodiversidad, flora, fauna y ecosistemas. También están vinculados al área de parque y jardines, y fomentan la educación ambiental para la conservación de todas los espacios. Indicó que este año trabajan con 23 instituciones y con la participación de 1.1000 estudiantes de manera virtual. Se genera sensibilización relacionadas al uso correcto del agua, fauna urbana, tráfico de vida silvestre, incendios forestales, energía, cambio climático con la finalidad de crear conciencia.