Al menos 17 muertos deja el tiroteo en una escuela de Florida

tiroteo
Miami (EFE).
 -Al menos 17 personas murieron hoy en un tiroteo registrado en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland, en el sureste de Florida (Estados Unidos), confirmó el jefe de la Policía del condado de Broward, Scott Israel.


 

La Policía detuvo como sospechoso a un joven de unos 18 años que fue alumno del centro, aunque los agentes de élite SWAT todavía están en el lugar de los hechos para garantizar que la zona es segura.  

El senador por Florida Bill Nelson y el superintendente de Educación del condado de Broward, donde se ubica Parkland, indicaron que hay “víctimas mortales”, aunque sin indicar una cifra concreta.

La Policía de Broward indicó a través Twitter que 14 heridos han sido trasladados a un hospital cercano.

En un primer momento se informó de que al menos una veintena de personas resultaron heridas en este suceso, aunque el Departamento de Bomberos de la vecina ciudad de Margaret elevó esa cifra hasta medio centenar.

El alguacil del condado de Broward, Scott Israel, confirmó que un sospechoso fue detenido y que se cree que actuó en solitario, aunque el lugar registra todavía una gran actividad policial.

Las imágenes de televisión muestran a cinco agentes de policía esposando e introduciendo en una patrulla a un sospechoso, que algunas fuentes señalan que se puede tratar de un antiguo alumno del centro, según CBS.

Se desconoce todavía si los heridos son leves o de gravedad, aunque en las imágenes de televisión puede verse a personal médico trasladando a numerosas víctimas en ambulancias.

Tanto el gobernador de Florida, Rick Scott, como el presidente de EE.UU., Donald Trump, siguen de cerca la investigación del tiroteo, y han conversado entre ellos sobre lo sucedido, y el dirigente local tiene previsto visitar el centro educativo, que tiene cerca de 3 000 alumnos, para conocer de primera mano los detalles de la operación.

Trump lamentó a través de Twitter el “terrible” tiroteo y dijo que “ningún niño, maestro ni nadie más debería sentirse jamás inseguro en una escuela estadounidense”.