Aguas termales no tienen riesgo tóxico

p2Las piscinas de aguas termales que existen en el cantón Urcuquí, en el sector de Chachimbiro no corren riesgo alguno de hacer daño tóxico a quienes las visitan. Propietarios de estos lugares turísticos aseguran estar tranquilos por los componentes de las aguas. Los visitantes consideran que son aguas medicinales, muy bien tratadas.

origen. Las aguas termo minerales de Chachimbiro en  el complejo Santa Agua, son de origen volcánico, provienen de un acuífero hidrotermal profundo, el que se acumula de vapor natural.
La temperatura general comprende desde los 225 y los 235 grados centígrados. Mientras que la temperatura en las piscinas oscila entre   los 30 y 55 grados centígrados, afirmó su administrador, Marco Salas.

elementos. Estas aguas termales o medicinales tienen una alta presencia de cloruros y sulfuros de hierro, magnesio, cobre, fluor, cloro, bromo y yodo. Además, estos minerales actúan como vivificantes de múltiples funciones orgánicas, dijo Juan Carlos Vásquez, médico.

ayudas. Los beneficios de acudir a las piscinas termales es para mejorar situaciones de, artrítis reumatoide, afecciones respiratorias, neuralgias, traumatísmo, dermatología, regulador digestivo y purgativo, sistema cardiovascular, entre otras. También, estimulan las funciones celulares, el metabolismo y la alimentación de los tejidos.  

sin daños. Hacienda Chachimbiro, Chachimbiro Arco Iris y el complejo Santa Agua, son los espacios donde miles de turistas llegan diariamente a disfrutar de las aguas termales. Los dueños manifestaron no haber presentado ningún inconveniente con respecto a la utilización de estas aguas medicinales.

medicina. La existencia de las termas de Chachimbiro va desde los 15 hasta los 50 años o quizá un poco más.
Durante estos años no se han conocido casos de afectaciones en  los visitantes, por tal motivo se recomienda su uso, ya sea por distracción o de forma medicinal.
 
relajación. Chachimbiro Arco Iris, funciona desde hace 15 años. Byron Armas, propietario dijo, que las piscinas de las aguas termales no son para nadar, simplemente ayudan a relajarse y tratar algunos males en el cuerpo. Los chorros de agua caliente mantienen una temperatura de 45 a 46 grados, son tolerables para quienes los usan. Anteriormente, se habían hecho estudios del agua por parte de la Politécnica del Ecuador, su resultado arrojó que no tenían ningún riesgo para el uso humano, aseguró Armas.

seguridad. Aida Cazar, dueña de la Hacienda Chachimbiro, comentó que en sus casi 16 años de mantener este negocio no ha sufrido ningún tipo de por menores. Contó también que los visitantes disfrutan del lugar, sobre todo de las diferentes termas que presenta el lugar. Es importante que los visitantes sepan hasta qué temperatura pueden soportar dentro del agua caliente para evitar problemas.