Aguas servidas al río y ¿sin tratamiento?

Ibarra.- Los ciudadanos del Barrio “Mayor Galo Larrea”, ubicado cerca al río Tahuando, están preocupados ya que las aguas servidas que bajan por el río Tahuando desembocan cerca a su sector.

Pero eso no es todo, las aguas salen sin tratar y se depositan al río, lo que a decir de los ciudadanos del sector, “no sirve de nada el trabajo que hace la planta de tratamiento unos metros más arriba sobre el mismo río, ya que a la final el agua se mezcla entre el agua tratada y las aguas sin tratar.”

Preocupación barrial.
“Nosotros ya tenemos muchos años este problema con las aguas del alcantarillado, todas las aguas del río Ajaví desembocan aquí con todo y el mal olor que eso ocasiona”, dijo Cecilia Morales, presidenta del barrio.

“Estas aguas aquí siempre han existido, claro que desde que hicieron la planta de tratamiento bajó el caudal, pero no se secó. En este momento la planta tiene cerradas las llaves y por tanto, toda el agua del alcantarillado está bajando acá”, dijo la ciudadana con gran preocupación.

Dijo la dirigente.
“Nosotros pediríamos que se nos seque definitivamente el desagüe del río Ajaví, lo ideal sería que todo se vaya a la planta porque de lo contrario la planta no sirve de nada. Nosotros de esto fuimos hablar con el señor (Gustavo) Andrade, gerente de Emapa-I, ya que a raíz que hicieron la planta esto provocaba un olor hasta más fuerte. En ese entonces el ingeniero Andrade me supo manifestar que el olor venía del alcantarillado no de la planta y que por tanto, nos dijo que ahí no había nada qué hacer”, dijo la dirigente del barrio.

El técnico.
“En los procesos de seguimiento y control ambiental que nosotros realizamos por parte de nuestra delegación, están los controles y seguimientos ambientales, en este momento estamos haciendo un control al proceso de la planta de Tratamiento de Aguas Residuales Ibarra (PTAR), que es un proyecto que lo hemos estado controlando desde hace bastante tiempo, estamos haciendo un seguimiento especial”, dijo Jorge Arturo Castro, químico ambiental de la Prefectura de Imbabura.

Lo que se evidencia.
“En este momento estamos realizando un muestreo con un laboratorio acreditado de la ciudad de Quito, ellos vienen toman la muestra y nos van a dar el resultado lo más pronto posible. Lo que vemos aquí son aguas del alcantarillado de la ciudad de Ibarra, una parte está ingresando a la planta de tratamiento y otra tenemos una presunción que vamos a descartar con el laboratorio acreditado”, dijo el técnico Jorge Castro.

Un breve antecedente.
La Planta de Tratamiento de Aguas Residuales de Ibarra, es una obra que en el momento de la inauguración se la consideró como una obra emblemática que se entregó en la administración municipal anterior. Su diseño, tecnología y los procesos que se emplean para depurar las aguas servidas que van al río Tahuando, la convertían en aquel momento en una de las más modernas del Ecuador y América del Sur.

Esta infraestructura se levanta entre la avenida Carchi y la calle María Angélica Idrobo a orillas del río Tahuando, al norte de la ciudad, en una superficie de alrededor de 30 000 metros cuadrados de terreno.

Su funcionamiento había despertado el interés de estudiantes de colegios y universidades de diferentes partes del país, profesionales, académicos y líderes de organizaciones de la sociedad civil, quienes han llegado a visitar la plantade tratamiento de aguas residuales para conocer sus componentes y los beneficios para la población.