Agua, tema delicado

El mundo vive cada vez más pendiente del agua, de sus fuentes de generación y distribución.

Hay estados que han priorizado su gestión para proteger este bien que no es recuperable. Sin embargo, hay situaciones que nos obnubilan como por ejemplo, el hecho de tener cerca de nosotros fuentes importantes que generosamente nos ha dotado la naturaleza y eso nos ha bloqueado el pensamiento para delinear estrategias que permitan llevar adelante mecanismos de protección y utilización eficiente del líquido vital.

Como es de conocimiento general, el 22 de marzo, se  conmemorará el Día Mundial del Agua, pero, como es obvio, cada año hay pocos motivos para festejar. Afrontar la escasez de agua, permite discutir una variedad de asuntos pendientes. Desde la protección ambiental y el recalentamiento planetario hasta la distribución equitativa de ese recurso para irrigación, industria y uso doméstico. La crisis causada por la escasez de agua, su  mala administración y los problemas de  saneamiento siguen constituyendo serios obstáculos para alcanzar en 2015 los Objetivos de  Desarrollo del Milenio. En ese sentido, la ONU hace hincapié en la  importancia de la buena gobernanza y la adecuada  administración de los recursos en el ámbito nacional e internacional. El agua en el mundo es un asunto delicado. Qué hemos hecho nosotros en nuestras regiones.