Agresiones e insultos durante decomiso de mercancía ilegal

Un nuevo incidente violento habrían protagonizado varias personas oriundas de una comunidad del Valle del Chota, cuando fueron descubiertas transportando contrabando. El hecho se produjo en el check point de la avenida 17 de Julio, en la entrada a Ibarra, aproximadamente a las 12:15 del último miércoles. Varios moradores del sector presenciaron el hecho.

Incidente
Según el reporte policial, el personal de servicio preventivo y miembros de la Unidad de Investigación contra el Abigeato (UICA), se encontraban realizando en el sitio un operativo antidelincuencial, ya que por una fuente humana anónima, conocieron que en un bus de transporte intercantonal se encontraban llevando gran cantidad de contrabando. El bus habría salido desde el cantón Pimampiro y tenía como destino Ibarra.

No tardaron muchos minutos cuando observaron que el vehículo de transporte público llegó al sitio. Enseguida los miembros policiales frenaron su marcha y se identificaron con el conductor para anunciarle que realizarían un registro al bus. Cuando el ayudante abrió el espacio destinado para guardar el equipaje de los pasajeros, descubrieron que en el interior se estaban transportando varias cajas de cartón.

En el momento de abrir los paquetes, comprobaron que en su interior se estaban ocultando miles de puros, de origen colombiano, que habrían sido ingresados al país de forma ilegal. Los agentes del orden preguntaron a qué personas les pertenecía la mercancía y de inmediato se bajaron varios ciudadanos con actitud poco colaborativa.

Los hechos
Las personas no pudieron justiciar el origen ni la legalidad de los puros, ya que no contaban con documentos. De inmediato sacaron las cajas, de forma agresiva y arbitraria, y comenzaron a intentar huir del sitio. Uno de los uniformados que tomó procedimiento en el lugar dijo que las mujeres ingresaron la mercancía en una mecánica, en un condominio y una carpintería del sector.

Los miembros policiales se percataron que un vehículo estaba custodiando al bus, y al momento de iniciar la persecución, el hecho originó que más allegados de los presuntos contrabandistas lleguen al sitio.

Según detalló un agente del orden, dos policías que tomaron el procedimiento fueron agredidos con piedras y un sinnúmero de insultos, por lo que solicitaron la presencia de más personal, que se encargó de sacar las cajas para trasladarlas hasta el Comando de Policía de la Subzona Imbabura, con el objetivo de evitar agresiones más graves o daños en los bienes de la institución.

Los miembros policiales tuvieron que hacer uso progresivo de la fuerza y arrojar gas pimienta al tumulto de ciudadanos, para poder concluir con el procedimiento que fue informado a las autoridades.