Agresión y tolerancia

La semana pasada fue indignante mirar como un equipo periodístico era objeto de agresión por parte de guardias de seguridad del hospital del IESS en Quito. El pecado: atender el llamado de los usuarios de la casa de salud, de los jubilados y afiliados que desesperadamente buscaban obtener medicamentos para sus dolencias. Sabrán los agresores que ¿la salud es un derecho de los ecuatorianos que no puede ser vulnerado?

¿Conocerán que el trabajo periodístico está garantizado por la Constitución y que es el Estado el que debe brindar garantías a los comunicadores que están en cumplimiento de su labor?.

La responsabilidad en este nuevo periodo de gobierno será mirar más allá de las coyunturas y trabajar para mejorar la salud en todo el país.

El IESS sigue adoleciendo de fallas y es necesario que la nueva visión institucional también tenga un espacio en la agenda de las nuevas autoridades. Lo que sucedió en el hospital del IESS puede ser un hecho aislado, pero es necesario que la unidad y el respeto entre ecuatorianos nos permita ser tolerantes, para construir nuevas realidades observando y solucionando las falencias institucionales.