Agredido dentro de su casa por un supuesto maleante

Ibarra. Carlos M. un pastor evangélico fue víctima de la delincuencia en su propia casa. El infractor estaba en su domicilio y logró escapar. Ayer se notó por el sector igualmente presencia de personas sospechosas. “Yo estaba en la parte de arriba de mi casa, en el momento en que bajo, identifico a una persona que estaba en mi dormitorio, yo pensé que era mi hijo, a simple vista, pero luego reacciono y observo a un tipo con una mochila. Forcejeamos y este sujeto me imagino fue con un arma cortopunzante que sacó y me agredió, no supe qué llevaba en la mochila, pero en su intento de huir dejó una gorra tirando en el piso, ahí está junto a las huellas de sangre”, relató la víctima a Diario El Norte.

Llamamos a la Policía, llegaron, después de 45 minutos, pero dijeron que no podían hacer nada.

Este sujeto no habló para nada, es por ello que no pude distinguir si se trataba de un ciudadano extranjero o no. Los miembros del Cuerpo de Bomberos llegaron luego de 20 minutos, dijo el ciudadano.