Adultos mayores mejoran su calidad de vida en Salinas

Ibarra. En la parroquia Santa Catalina de Salinas vive una pareja de esposos de avanzada edad, José Cuazpa y Carmela Andrango.

Dedicado a la agricultura, José es quien mantiene el hogar. Menciona que por su trabajo en varias ocasiones le ha tocado viajar a lugares alejados a ganarse el pan de cada día.

Lo poco que obtenía el señor no les alcanzaba a cubrir las necesidades básicas de él y de su esposa.

Por otra parte, Carmela Andrango es quien se queda en casa realizando los quehaceres domésticos.

La señora sufre de diabetes e hipertensión.

Para José, este es un asunto que le preocupaba mucho ya que la salud de su compañera con el tiempo empeoraba cada vez más y al no tener dinero no podía comprar los medicamentos que requería.

A punto de caerse. Los dos adultos mayores residían en una casa completamente carente de servicios básicos y pésima en infraestructura.

Su hogar no contaba con techo, no tenían baño, el piso era de tierra, cocinaban a leña y la casa estaba a punto de caerse.

Vecinos del sector comentaban que esas no eran condiciones aptas para que una persona de la tercera edad viva.

Intervención. Cindy Karina Tapia Bernardo, tutora en Atención al Adulto Mayor de la parroquia de Salinas, menciona que en el instante que se enteraron de la situación en la que vivía la pareja, realizaron un recorrido para buscar a la familia que se encontraba en situación de vulnerabilidad. “En el año 2018-2019 pudimos mejorar la calidad de vida de ellos. En la visita a domicilio y en el acompañamiento nos dimos cuenta que las condiciones en las que ellos vivían no son las adecuadas…los adultos están entre los 80 a 83 años”, acotó la tutora.

Visita. La primera visita se hizo el año pasado, donde los técnicos realizaron una intervención con la familia.

Los adultos mayores ya cuentan con un nuevo espacio para vivir que está en mejores condiciones que la anterior, donde los señores puedan tener una mejor calidad de vida.

Conjuntamente con la dirección distrital del Ministerio de Inclusión Económica y Social-MIES, y con el técnico encargado de aquel sector, se realizó un acercamiento con la Misión Las Manuelas, quienes verificaron la situación e intervinieron.

Desde hace cuatro meses la pareja recibe el bono de 50 dólares mensuales.

En el tema de alimentación, el Gad parroquial genera semillas para la creación de huertos familiares mediante el apoyo del Ministerio de Agricultura y Ganadería-MAG para que José pueda sembrarlas. “Con la intervención que se hizo mediante el MIES, y el Gad parroquial, la hija es cuidadora y es responsable del tema de alimentación salud, ropa y vivienda”, acotó.

El MIES y el Ministerio de Salud realizan campañas de nutrición para verificar el estado en el que se encuentran los adultos. También en la parroquia se generan mes a mes las visitas médicas a domicilio.

En esta campaña se ha verificado el estado de salud de doña Carmela para controlar su diabetes e hipertensión.

Atención. Cindy recalcó que seguirán con estas campañas a nivel de la parroquia identificando y buscando adultos mayores que se encuentren en pésimas condiciones de vida.

Actualmente. La pareja de esposos son visitados por los técnicos del MIES dos veces por semana, la tutora recalca que van a verificar su estado, salud y condición de vida, mencionando que esta labor es un acto de corresponsabilidad, “no solo el Estado es quien tiene que cumplir con la ayuda, también son las familias, muchas veces no cogen la responsabilidad que tienen con los adultos mayores”.