Adriana Portilla asume un desafío como vicealcaldesa de Tulcán

Tulcán. Adriana Portilla, la vigente vicealdesa de la capital carchense habló con EL NORTE sobre su designación, actualidad, sueños y objetivos que se ha planteado desde la municipalidad.

Si bien es cierto que es la segunda autoridad de la ciudad, eso no le desvela, pues por encima de los egos e intereses personales, lo que importa es transformar a la ciudad en la que nació hace 44 años.

En lo profesional es ingeniera en administración, trabajó en el banco Pichincha y gerenció por cinco años del banco del Austro. En la función pública fue directora de Desarrollo Sostenible de Tulcán, durante la segunda administración de Julio Robles. A nivel personal está casada con Wilson Cabrera y es madre Juan Daniel y Carla Madeline.

Por la acción de protección ya es usted la vicealcaldesa. ¿Cuál es su criterio?

La acción de protección ha sido positiva en favor de la equidad de género. Para mí es importante saber que existen autoridades comprometidas con la defensa de los derechos. Me permito aclarar que nunca existió el desconocimiento. Siempre tuvimos el afán de darle una buena gobernabilidad al señor alcalde. Por ello en consenso le dimos la vicealcaldía al licenciado Guillermo Cadena.

¿Por qué se llegó a ese acuerdo?

Fue un petitorio que se nos realizó de parte del señor alcalde, con la finalidad que él pueda tener una gobernabilidad, dado que él tenía un solo concejal del movimiento. Nosotros lo vimos de una manera positiva. Dentro del concejo el señor alcalde no se encontraba en mayoría y con esto iba a tener mayor gobernabilidad a través de su concejal.

¿Pero eso no era procedente? La Defensoría del Pueblo nos dio el tiempo para reflexionar en el tema de la Ley y sobre todo hacerla cumplir. Mis compañeros han dicho me van apoyar.

¿Usted es cercana al alcalde, Cristian Benavides?

Soy de un movimiento diferente.

¿Cómo conservadora y del partido del exalcalde Julio Robles, ha existido algún conflicto?

Para nada, hasta ahora existe esa predisposición de los concejales y del señor alcalde de trabajar en consensos.

¿Ósea todo es ‘paz y amor’ en el concejo de Tulcán?

Tenemos discrepancias pero las debatimos y nos apegamos a la ley en los temas que hay que hacerlos. A la final las decisiones han sido en uno 90 por ciento en mayoría.

¿Usted ha sido crítica alcalde durante estos meses?

Considero que es importante respetar el plan de trabajo que una persona realiza, más aún cuando ha gozado de la aceptación del pueblo. Estamos mirando y fiscalizando que los planes se estén cumpliendo dentro de los tiempos oportunos.

El alcalde no tiene mayoría en el consejo. ¿Usted le hará oposición?

No. Creo que es importante que toda decisión se apegue a la parte legal fundamentada en derecho. Hay que remar juntos para darle la transformación a la ciudad de Tulcán

¿Aspira ser alcaldesa de Tulcán para el próximo período?

Creo que es demasiado rápida la pregunta. Es un reto asumir esto, creo que nunca se descarta las posiciones. Siempre son nuevas oportunidades que se presentan y nunca hay que decir no a las oportunidades. En lo personal me siento muy complacida de representar a la ciudad de Tulcán y sobre todo representar a la mujer tulcaneña. Lo más importante es trabajar por el bienestar de nuestra querida ciudad.