Adolescentes víctimas de la explotación laboral

explotacionCotacachi. Una llamada telefónica  fue la pauta para saber que tres muchachas de  13,15 y 17 años que fueron llevadas a Brasil con fines laborales estaban siendo maltratadas.

Operativo. “No autoricé, es más ni supe del viaje de mi hija a Brasil, vivimos en Quito, ella fue a visitar a la abuela y jamás regresó a casa. Cuando pregunté me dijeron que viajó a Brasil a trabajar”, dijo la madre de una de las víctimas que tiene 17 años y que regresó de Brasil embarazada.
La madre pidió que se realicen las investigaciones pertinentes sobre el caso, pues no quiere que se repita con otras muchachas que son reclutadas con engaños.
Un trabajo conjunto entre la DINAPEN de Otavalo y Cotacachi se logró la retención de un hombre y una mujer para las investigaciones pertinentes ya que presuntamente estarían implicados  en el caso de trata de personas con explotación laboral.

Reclusión. Tras las investigaciones se conoció que las menores recibieron ofertas de trabajo por parte de los otavaleños Francisco A y su esposa María C, se suponía que trabajarían con ellos en el comercio de artesanías y que recibirían una remuneración por su trabajo.
Los implicados habrían sacado del país a dos de las tres menores con identificaciones falsas, como sus hijas.
Las menores viajaron a Río de Janeiro en diciembre y recién el 24 de mayo se conoció que todo lo prometido no se cumplió ya que estaban maltratadas, trabajando más de ocho horas y sin remuneración.
Por lo tanto la DINAPEN de Otavalo realizó la investigación y se logró descubrir que María C retornaría de Brasil vía terrestre el tres de junio con dos de las menores.
Llegando a Otavalo el 10 de junio se iba a entregar a los padres de familia aduciendo que las menores no trabajaban bien y que se portaban mal.

Investigaciones. Ayer en la tarde se realizó la audiencia de flagrancia, el Juez dictó prisión preventiva para María C.
Igualmente para su esposo Francisco A, hay una orden de arraigo ya que  aún permanece en Brasil junto a la menor de13 años.
Por lo tanto las investigaciones continúan por parte de la Policía Judicial, DINAPEN, Unidad Antitrata y la Interpol. Janeth Espín, sargento segundo de la Interpol, manifestó que se coordina a nivel internacional  en cuanto a las identificaciones amarillas para poder localizarlas en cualquier país que se encuentren las menores. “Coordinamos con la Interpol de Brasil para la localización de  la niña de 13 años, por lo que ya se realizó la notificación”, dijo.