Adiós con recuerdos y solidaridad

Otavalo. Dicen que los velorios y las despedidas son tristes. En Guanansi, comunidad de la parroquia Miguel Egas Cabezas, norte de Otavalo, esa premisa no existe. Así quedó demostrado, con la llegada del féretro de Alberto Picuasi, quien falleció en Santiago de Chile, el pasado 4 de abril.

Hecho confuso. La muerte del mindalae otavaleño, se dio tras un operativo contra los vendedores ambulantes, que realizaron los carabineros de la ciudad.

En su afán de no perder la mercadería, Picuasi salió corriendo cuando fue atropellado por un bus del Transantiago.

El hecho se registró en las inmediaciones del sector Abate Molina, a la altura de la avenida Alameda, frente al metro Unión Latinoamericana.

Hasta ayer Carabineros de Chile, no se había pronunciado al respecto, sin embargo los familiares de Picuasi, anunciaron que seguirán los trámites legales correspondientes.

Versiones. “Él estaba trabajando con mis hijos, cuando llegaron los Carabineros a quitarles las cosas, Alberto salió corriendo y fue ahí donde el bus lo atropelló”, explica Rosa Elena Calapi, prima política del hoy fallecido.

Las palabras de la mujer otavaleña, que llegó hace poco de Chile, coincide con la versión de la viuda María Zambrano..

“Nos dicen que un Carabinero le dio con el tolete en la cabeza, tenemos testigos que así lo aseguran. Vine para enterrarlo y luego vamos a iniciar con el proceso judicial, pedimos justicia por la muerte de Alberto”, expresó con nostalgia la madre de familia.

Según ella, su esposo de 34 años era comerciante y salía todos a trabajar por el sector donde encontró la muerte. Picuasi estaba radicado desde hace 7 años en Chile. La última vez que estuvo en Guanansi, fue en enero de 2018.

Agradecimiento. “Gracias a todas las personas que nos acompañaron y nos ayudaron a traer el cuerpo de mi hermanito. La Cancillería nos ayudó en la repatriación”, dice Luis Picuasi, hermano mayor del occiso.

No hubo lágrimas, solo recuerdos. Alberto dejó un recuerdo que será imborrable entre sus familiares y vecinos de la comunidad.

Para los kichwas, los difuntos están presentes entre los vivos, y por tanto los recuerdan como ellos vivieron.

Legado. Alberto es recordado por su amabilidad y proactividad. “Era un buen muchacho, cuando llegaba compartía con nosotros, nos divertíamos, lo vamos a recordar siempre”, lo describió Fernando Calapi, uno de sus amigos.

Cerca de 150 personas llegaron hasta la humilde vivienda para dar el último adiós y acompañar a la familia en estos momentos de dolor.

Entre los asistentes al velorio se destacó la presencia de los integrantes del grupo musical ‘Mana Maymanda’ quienes se solidarizaron con los deudos. Con música, recuerdos y anécdotas recordaron a uno de los suyos.

“En medio del dolor por la pérdida de uno de nuestros hermanos kichwas Luis Alberto Picuasi Guaján, y a la vez agradeciendo el inmenso cariño demostrado hacía nosotros por parte de los familiares nos solidarizamos”, fue el pronunciamiento oficial de la agrupación otavaleña.

Como era de esperarse cerca de 300 personas acompañaron a los familiares hasta el cementerio indígena para despedir al hombre de 34 años.

Los integrantes de la popular agrupación musical ‘Mana Maymanda’, acompañaron en el velorio del mindalae otavaleño.
La solidaridad con la familia de Alberto Picuasi se sintió durante el velorio del cadáver, que se realizó en la comunidad de Guanansi.