Adiós a un gran personaje

El país acaba de perder a un hombre que trascendió por su acción. Jorge Salvador Lara, ha muerto. Él era un hombre de carácter, se trató de un hombre de fe, un creyente –no solo de Dios, sino de las buenas obras- historiador destacado, diplomático y académico de la lengua ecuatoriana.Le encantaba Imbabura a dónde llegó muchas veces y fue uno de los impulsores para la publicación de los Libros de Cabildos de la Municipalidad de Ibarra en la administración del alcalde Mauricio Larrea Andrade.

Nos sorprendió su fallecimiento, luego de un resquebrajamiento de salud, consecuencia de una intervención quirúrgica que tuvo en enero pasado.

Don Jorge, como le gustaba que lo llamen fue un hombre de letras, fue columnista de diario El Comercio y cumplió un trabajo esmerado al frente de la Academia Ecuatoriana de la Lengua como director.

El historiador estuvo casado con Teresa Crespo Toral, de 82 años. Con ella tuvo seis hijos, cinco de los cuales viven.

Entre los libros escritos por Salvador, están Testimonio, Prioridad del Espíritu, La Breve Historia Contemporánea del Ecuador, Quito y Lengua de la Raza Cósmica. Adiós don Jorge.