25-08-2019 | 09:00

¿Será el adiós al dinero en efectivo?

La banca podría, con esta herramienta, reducir unos USD 800 millones al año de uso de dinero efectivo. Esto sería positivo para la economía.

Ibarra. La billetera móvil o BIMO, un servicio bancario para realizar pagos con el celular, entrará a funcionar a finales de septiembre en todo el Ecuador, con 28 entidades financieras. Son 13 bancos y 15 cooperativas y mutualistas. Muchos rumores se dan en torno a este tema pero no todo lo que se dice es verdad.

Se trabajaba en ello. El primer rumor es que se pretendería desaparecer el dinero. Anderson Argothy, docente de la UTN y analista económico, dice que no es un sistema que apareció de la nada pues se está trabajando en esta posibilidad desde 2010 debido al auge de los habilitantes electrónicos que son los Smartphone.

Proteger la dolarización. El experto afirma que esto tiene que ver de alguna forma con la necesidad de proteger la dolarización pues una de la características que tienen los ecuatorianos es que les gusta mucho los billetes, de hecho, de la cantidad de dinero que existe en la economía, no solo el dinero circulante sino también los depósitos a plazo fijo o a la vista que existen en las entidades bancarias, corresponde al 30 % de dinero en efectivo.

Es una tasa alta porque en Latinoamérica y concretamente en países vecinos como Colombia, está en torno al 15 % la cantidad de dinero en efectivo. “Pero en Ecuador nos gusta tener el dinero en tangible y esa es una de las razones por las que se ha bloqueado el comercio electrónico”, dice

Ya se usa dinero electrónico. El experto también señala que cada dólar que se tiene de manera física tuvo que haber salido de la reserva de libre disponibilidad del Ecuador y para protegerla se plantea la posibilidad de crear el dinero electrónico como una alternativa. “Al final no es nada nuevo porque nosotros ya usamos dinero electrónico. Cuando usamos tarjetas de crédito, cuando usamos el computador para hacer una transferencia ya lo hacemos”, añade.

Ni se crea ni se elimina dinero. Es necesario entender que con este sistema no se está creando dinero ni tampoco se pretende hacerlo desaparecer. “Simplemente lo que se está haciendo es utilizar un mecanismo electrónico y una forma de compensación”, dice el analista.

Beneficios. También detalló que el problema radica que solo acceden a los servicio las personas que están dentro del sistema financiero, que es el 52 % de la población ecuatoriana, el 48 % restante no puede acceder a estos beneficios porque no están bancarizados, sin embargo, con este sistema más personas del sector rural se insertan dentro del circuito financiero y de esta forma, a través de la rotación del dinero que se refiere a a cantidad de veces que circula el dinero dentro de una economía, se incrementa el emprendimiento, se incrementan los pagos, se dinamiza la economía de una manera adecuada.

Lo negativo. Tras el primer intento, a cargo del Banco Central, ahora son las entidades bancarias privadas que se harán cargo, obviamente cobrando sus respectivas tarifas por este servicio. “Los bancos privados presionaron para ser ellos los que presten este ‘negocio’, porque antes que era gratuito era un servicio pero ahora se convierte en negocio por los costos”, dijo Argothy.

Tarifas. La transferencia costará USD 0,09 a la persona que envía dinero. Mientras que descargar ese dinero, a través de un cajero o en ventanilla de un banco, costará USD 0,45.

Esto no tiene nada que ver con costos adicionales en los cajeros automáticos, como se ha rumorado.

Otros datos. Los usuarios deberán contar con datos de Internet móvil para el uso de la plataforma. No hará falta tener una cuenta de ahorros en un banco. El objetivo es llegar a personas que no usen actualmente el sistema bancario. La ‘Encuesta de Oferta y Demanda de Servicios Financieros 2017’, del Banco Central, indica que el 51,9 % de los ecuatorianos utiliza algún punto de atención financiera, como ventanillas, cajeros, etc.