30-01-2019 | 11:05
(I)

“Nadie puede afirmar que la frontera norte es 100 % segura”

Seguimos dando lucha a los delitos que se presentan en la frontera norte, en donde ha cambiado la vida de la gente. En Imbabura tenemos el problema de minería ilegal

El General Juan Jaramillo, actual Comandante de la Policía Nacional en la zona 1 (Carchi, Imbabura, Esmeraldas y Sucumbíos), es uno de los que más enterado está de lo que sucede a lo largo de los 735 kilómetros que tiene la línea fronteriza. Nos recibió en el destacamento de San Lorenzo, en donde se aumentó a 365 el número de elementos uniformados de los distintos servicios para trabajar por la paz y la seguridad.

¿La paz ha vuelto? A raiz del 27 de enero de 2018, cuando personas de alias “Guacho” colocaron varios explosivos en este cuartel y en otros lugares, la Policía ha venido trabajando con grupos especiales y coordinación de FFAA. Hoy está funcionando la Fuerza de Tarea Conjunta.

¿Se controló la situación? En los primeros meses del año 2018 hubo varios eventos violentos, pero la Policía controló la situación.

¿Cómo trabajan? Nosotros estamos trabajando en varios temas para el fortalecimiento de toda la frontera norte, no solo del cantón San Lorenzo, sino de las cuatro provincias del norte del país que no debemos descuidar.

¿El Estado apoya? Bueno, cifras no le puedo facilitar, pero el Estado nos ha entregado su apoyo, un ejemplo es este cuartel remodelado, nos han entregado vehículos, armamento, equipos para los policías de las cuatro provincias y a las unidades especiales.

¿Están cómodos acá? Estamos siendo atendidos, en estas instalaciones ya pueden nuestros policías estar cómodos, porque antes vivían en hoteles y contenedores. Ahora ya permanecen acá y tienen buenas instalaciones con las comodidades suficientes para desenvolverse en su trabajo. No tenemos problemas en ese aspecto.

¿La frontera es segura? Nadie podría asegurar que la frontera norte es segura al ciento por ciento. Consideremos que frente a todo el cordón fronterizo desde el Carchi hasta Sucumbíos, existen grande extensiones de plantas de coca, hay laboratorios y por lo tanto la frontera norte limita con zonas donde existe narcotráfico. Ellos necesitan de varios insumos como combustibles, precursos químicos, armas. El giro del negocio ilícito tiene esa particularidad.

¿Qué se hace? Lo que nosotros estamos tratando es de evitar que de nuestro país salga al país vecino de Colombia este tipo de insumos y al revés, evitamos que de allá salga la droga.

¿Cómo siente a la frontera norte? El delito ha cambiado la vida de nuestra gente. Un problema tenemos en Sucumbíos, ahí también estamos frente a lugares donde existen laboratorios y plantaciones de coca y la presencia de grupos armados residuales que son los que están en este giro de negocio.