14-01-2016 | 15:09

La nutrición es su segundo amor

    pag-10Hace 14 años Teresa Escobar fue la pionera de la atención en el tema nutricional en Ibarra, con un consultorio propio en el Instituto Médico de Especialidades.


Hace un año, Teresa que es licenciada en Nutrición y Dietética y cuenta con una maestría en Alimentación y Nutrición, inauguró su propio centro médico ya que considera que la nutrición va de la mano de otras ciencias. “Mucha gente ahora quiere verse y lucir bien”.
Entonces, la nutrición también va ligada a la estética, la cosmetología, la endocrinología, pues pacientes requieren apoyo y ese es el enfoque que Teresa Escobar dio a Beau Medical Center.
Beau palabra francesa, que significa bonito es el nombre que eligió para su propio centro médico.
 Salud y belleza en un solo lugar es el eslogan del centro médico que cuenta con un espacio en el que la persona se siente bonita, no solo por fuera, sino por dentro también.
Teresa considera que la alimentación va ligada a la belleza. “Una persona que se alimenta adecuadamente, que tiene buenos hábitos de salud, se ve reflejada tanto en su cuerpo como en su piel. Si nosotros nos alimentamos mal, no consumimos la cantidad adecuada de vitaminas y minerales, nuestro cuerpo puede dar a  notar la falta de nutrientes”.
Considera a la Nutrición como una carrera nueva en el Ecuador.
Sus proyectos desde que culminó sus estudios en la Universidad Técnica del Norte se relacionaron con la consulta médica y el servicio de alimentación hospitalaria que lo ejecutó durante siete años en tres clínicas privadas de Ibarra y fue la manera de abrirse campo y darse a conocer.
Lo que Teresa busca con su centro es que la personas viva una experiencia Beau, mensaje que forma parte de la campaña que se enfoca en que el paciente se sienta relajado, tranquilo y saludable.
“El tema nuestro no es que el paciente baje de peso; el tema nuestro siempre ha sido que el paciente cuando salga de aquí adquiera hábitos saludables... La idea es educarlo para que aprenda a comer”.
Teresa Escobar manifiesta que, además de su esposo y sus hijos Mayté y Francisco,  su segundo amor es la nutrición.
“Cuando una persona ama lo que hace es feliz en su trabajo. El secreto del éxito es amar lo que se hace”.
Considera que lo mejor de su trabajo es que inculca en su hija de 11 años el mensaje de la nutrición, que a la vez lo comparte con sus compañeros de escuela.
Asegura que el éxito siempre viene acompañado de mucho esfuerzo y sacrificio de no estar con los hijos todo el tiempo, por estar en el trabajo.
Su misión, que la cumple, es estar dentro de los mejores centros del norte del país.
En un futuro, espera convertir a Beau Medical Center, en el mayor del norte del país.
“Mi mayor objetivo es haber sido parte de los cambios de los hábitos de los ciudadanos imbabureños, para mí lo mejor sería ver reducidos los índices de enfermedad, obesidad y diabetes, eso es un granito de arena del que he formado parte”.
Teresa Escobar afirma que existe una forma de alimentación que se ha modificado en los últimos 20 años, pero no de manera positiva. “Somos mucho más sedentarios, facilistas y consumimos lo industrializado.
Los ecuatorianos consumimos más carbohidratos sin hacer actividad y eso conlleva a las enfermedades”.
  12 profesionales forman parte del personal médico del centro Beau, que son apoyados por otras cinco personas.
La meta de Teresa Escobar es continuar trabajando arduamente no solo por la parte económica, sino también por la parte humana.
“Mucha gente viene con depresiones, problemas. El hecho de haber subido de peso y no sentirse bien con uno mismo, hace que tengan problemas depresivos”.
Lo que Teresa espera es modificar esos problemas y lograr mejorar la calidad de vida del paciente.
Piensa que los emprendedores son personas que se arriesgan.
“El que arriesga gana o pierde. A mí me pareció un reto. Las metas que me planteé a largo plazo se irán cumpliendo”.