13-12-2015 | 16:33

“La magnitud de la crisis florícola es alarmante”

    de-frenteUno de los personajes que inició apoyando a la “Revolución Ciudadana” en Imbabura fue Manuel Mejía Calderón. Recuerdo que en sus inicios cuando fue requerido por el autor de esta entrevista, era casi desconocido en el ámbito político, pero su accionar profesional como un conocedor del mundo petrolero -y ahora del mundo florícola- me llevó a descubrir que su trabajo más lo desarrolló en Venezuela, hermano país en donde tuvo la oportunidad de conocer de cerca a Hugo Chávez Frías, expresidente de la nación bolivariana.


Aceptó la invitación que le hicimos para que esté presente en el programa “Pulso Informativo” de radio Los Lagos y en ese espacio noticioso topamos algunos temas de la realidad nacional, regional y local.
¿Cómo les va a los floricultores en este país?
Muy mal. Al finalizar este mes de diciembre de 2015 Ecuador habría dejado de exportar USD 100 millones en flores y se ha despedido aproximadamente a 10 000 trabajadores. La magnitud de la crisis florícola es alarmante.

¿La situación es tan delicada?
Por supuesto, porque además Colombia, que es el primer productor mundial de flores, nos está inundando con su producción, porque no hay controles y porque hay corrupción en las aduanas, que llegan en camiones a entregar las flores hasta en Guayaquil.

Pensé, equivocadamente, que el primer productor era Rusia...
No, es Colombia y el segundo país productor del mundo es Holanda y después puede estar Ecuador, a pesar que ahorita hay plantaciones importantísimas en Kenia que se ha hecho con capitales holandeses, alemanes y rusos.

¿Por qué entró en crisis una actividad importante como la florícultura?
Porque los costos de producción nuestros son mayores a los de Colombia. El producir un bunch de flores en Imbabura me cuesta un dólar y ellos lo colocan en las floristerías a 60 centavos de dólar.

¿Pero en cuanto a calidad?
No, en cuanto a calidad las flores ecuatorianas son las mejores del mundo. Las rosas que van desde Cayambe a Rusia, valían hasta 4 dólares un botón.

¿Por qué es de mejor calidad la flor ecuatoriana?
Hay una cuestión fundamental, tecnológicamente hablando, la flor de nuestro país es mejor que otras porque está en la línea ecuatorial y entonces recibe más horas de luz, ese es el éxito de la floricultura ecuatoriana.

¿Cuáles son los mercados más óptimos para nuestro país?
Estados Unidos y Rusia, país al que se enviaban rosas de Cayambe, pero ahora cambiaron de mercado y se están llevando las flores desde el Africa.

¿Para este negocio hay que tener grandes extensiones de terreno?
Las extensiones de terreno en la floricultura son muy relativas porque en una hectárea de flores como los lirios entran 200 000 y es imposible tener una exagerada producción.

¿Y los invernaderos?
Hace mucho tiempo en el país no habían técnicos que hagan invernaderos. Yo me fui llevando a dos ingenieros mecánicos de Atuntaqui a Bogotá a donde un amigo que nos enseñe cómo es el asunto. Llegaron, apuntaron notas, tomaron fotos y de regreso acá hicieron todo mal (risas...).

¿El terreno debe ser de calidad para obtener resultados?
Los suelos tienen que ser muy bien preparados y los riegos. La aspersión fija no puede ser porque moja la planta y provoca que se pudra. Tenía que ser por goteo para que técnicamente se produzca buena flor.

Usted me contó sobre cómo puede influir la piscicultura en la floricultura...
Eso tampoco fue un proyecto de la región, eso lo estaban haciendo en Alemania y después lo vi en Bogotá. Son grandes piscinas, se trae una variedad de peces que se alimentan de un balanceado frío y todo el excremento se envía por las tuberías a la plantación y ese es un abono formidable.

¿Y la inversión es muy alta?
Antes era más costoso. Actualmente una plantación se la puede montar con un millón de dólares y es un negocio formidable, pero si lo sabe manejar y si existen los mercados asegurados, porque si eso no existe eso, la quiebra se presenta en una sola cosecha.

VINCULADO A

MÁS INFORMACIÓN