10-05-2019 | 15:17
(I)

Justicia de Colombia interroga Fernando Balda sobre secuestro en Bogotá

El pasado mes de noviembre un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador emitió un auto de llamamiento a juicio contra el expresidente Correa y otros tres exfuncionarios por el secuestro del político opositor en la capital colombiana en 2012.

Quito.- El político ecuatoriano Fernando Balda dijo este viernes tras una diligencia de declaración que la Fiscalía de Colombia investigará “hasta las últimas consecuencias” su secuestro en 2012 en Bogotá, por el que el expresidente Rafael Correa es requerido judicialmente en Ecuador.

Balda compareció hoy en la sede de la Fiscalía General de Ecuador en Quito, a solicitud de la Fiscalía General de Colombia, para rendir su versión bajo juramento en el caso que se sigue sobre el secuestro del que fue víctima en la capital colombiana.

Subrayó que la indagación del órgano fiscal de Colombia tuvo por objetivo verificar que “se me está haciendo justicia en este país”, y recalcó que esa Fiscalía “se ha comprometido a seguir impulsando justicia para llegar hasta las últimas consecuencias y determinar quiénes son también los autores intelectuales” del plagio.

El pasado mes de noviembre un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador emitió un auto de llamamiento a juicio contra el expresidente Correa y otros tres exfuncionarios por el secuestro del político opositor en la capital colombiana en 2012.

Balda adelantó hoy que tiene previsto en los próximos días presentar una denuncia ante la Justicia ecuatoriana con nuevos elementos que pudo obtener en Ecuador, a fin de que prosiga la investigación en suelo colombiano de los delitos de secuestro y violación de la soberanía.

Subrayó que dicha denuncia tiene por objeto desenmascarar a “todos los que intervinieron, tanto autores materiales como intelectuales”.

En la comparecencia que realizó mediante comunicación telemática ante la Fiscalía de Colombia, Balda relató nuevamente los hechos en relación a su secuestro.

Y señaló que tenía la impresión de que el juzgamiento del caso en Colombia fue motivado por un delito de secuestro simple, pero que las preguntas que le hizo el fiscal hoy apuntaban a que querían conocer si se trató de un hecho mucho más complejo.

“La Fiscalía colombiana está indagando ya a autoridades colombianas que podrían haber intervenido en estos hechos o en la etapa de investigación y tal vez hubieron personas que quisieron poner mano negra en el debido proceso judicial”, afirmó.

Balda fue brevemente secuestrado en la capital colombiana en agosto de 2012 en un vehículo por agentes de la inteligencia ecuatoriana, una operación que según se conoció en la fase judicial en Ecuador, habría sido presuntamente ordenada por Correa.

Así se desprende de los testimonios adelantados de los exagentes de los servicios secretos Diana Falcón y Raúl Chicaiza, autores materiales de los hechos condenados por los mismos, que colaboraron con la justicia a cambio de una reducción de la pena.

Otros cuatro autores colombianos del secuestro de Balda fueron condenados en ese país y aceptaron los cargos que le imputó la Fiscalía de Colombia, con la que alcanzaron un preacuerdo judicial.

En 2015 fueron sentenciados a cinco años de cárcel y el pago de una multa 200 salarios mínimos, aún no concretada, sentencia que quedó en papel mojado cuando otro juez dos años después les concediera la libertad condicional al cumplir las tres quintas partes de su condena.

La Fiscalía colombiana ha retomado nuevamente el caso y lleva a cabo una indagación para determinar la responsabilidad de más personas en el secuestro del político opositor ecuatoriano.

Entre los procesados figuran funcionarios públicos, como la fiscal que inició el proceso y a quien un tribunal de Bogotá ordenó investigar por presuntas irregularidades