09-11-2018 | 00:00
(O)

Juicio no iniciará hasta que Correa sea capturado

Se emitió el auto de llamamiento a juicio contra Rafael Correa y otros tres exfuncionarios por el secuestro en Colombia en 2012 de Fernando Balda.

Ibarra. El auto de llamamiento a juicio al expresidente del Ecuador, Rafael Correa ha causado conmoción en el país. Sus simpatizantes hablan de una injusticia, sin embargo para la jueza Daniella Camacho, existen los suficientes elementos de convicción para llamar a etapa de juicio a Correa, acusado, junto a tres personas más, del secuestro de Fernando Balda, exasambleísta opositor; el hecho se registró en 2012 en Colombia.

Proceso. Silvia Juma, fiscal provincial de Imbabura, comentó que el llamamiento a juicio se está realizando bajo el Código Penal que estaba en vigencia en 2012.

“En ese entonces sancionaban el plagio con una pena de hasta nueve años de reclusión, los delitos de reclusión tienen que ser prescritos en 10 años a partir del auto de llamamiento a juicio”, agregó la fiscal provincial.

Ignacio Cruz, catedrático universitario y exjuez de Imbabura, mencionó que si hablamos de secuestro, estamos hablando del Código Penal y estos delitos tienen que tramitarse para la etapa de juzgamiento con la aprehensión del acusado, o a su vez, con su entrega voluntaria para que se someta a la última etapa que vendría a ser el juzgamiento o la sentencia.

“En este caso hablamos de un secuestro, que es una sanción de reclusión mayor, consecuentemente la prescripción es de 10 años. El tiene que ser privado de libertad para que se fije fecha para la audiencia de juzgamiento, en primera instancia, en lo posterior, los sujetos procesales tienen la oportunidad de acudir a otros recursos como son apelación, casación, entre otros”, agregó el exmagistrado imbabureño.

Llamamiento. Un tribunal de la Corte Nacional de Justicia de Ecuador emitió el auto de llamamiento a juicio contra el expresidente Rafael Correa y otros tres exfuncionarios por el secuestro del político opositor Fernando Balda.

Al dar a conocer su fallo, la jueza nacional, Daniella Camacho, puso fin a más de un mes de incertidumbre, después de que a finales de septiembre concluyeran cuatro maratónicas vistas en la audiencia preparatoria de juicio, en una causa en la que el propio Balda, exasambleísta conservador, ejerció de acusación particular.

El exmandatario, que reside desde julio de 2017 en Bélgica, afrontará el banquillo en caso de que regrese al país a raíz de un caso en el que Balda no ha escatimado esfuerzos para llevarlo ante la Justicia desde que denunciara los hechos hace seis años.

Sin embargo, no fue hasta inicios de este año cuando la Fiscalía comenzó una investigación reservada y solicitó las primeras versiones, a las que se sumó una decisión del presidente ecuatoriano, Lenín More-no, de dar a conocer toda la información clasificada como medida de esclarecimiento destinada a su posible resolución.

Contraparte. Luego de conocer el fallo de la jueza ecuatoriana, el expresidente Correa, en una entrevista a AFP, denunció una "persecución política" después que la justicia ecuatoriana decidiera llamarlo a juicio, una decisión contra la que aseguró que dará la batalla ante la justicia internacional.

"Como no nos pueden ganar en las urnas, como no nos pueden derrotar, buscan todas estas excusas tremendamente graves", es una "persecución política", aseguró Correa en Ottig-nies-Louvain-la Neuve, Bélgica, donde reside desde su marcha del poder.Para Correa, la acción judicial, en su opinión plagada de "irregularidades" y un "fraude total", "no tiene ningún futuro".

"Pretenden con eso tenerme desterrado siete, ocho años, hasta que prescriba" y "tenerme fuera el país para la próxima campaña (electoral), en marzo de 2019", agrega. Desde Bélgica, de donde es oriunda su esposa, el exmandatario siempre ha negado cualquier implicación en los hechos y ha acusado a su vicepresidente de 2007 a 2013, y actual presidente Lenín Moreno, de orquestar un complot en su contra. (MJR)