19-02-2019 | 16:32
(I)

Ecuador: Comisión internacional dará independencia a la lucha anticorrupción

Quito. El canciller ecuatoriano, José Valencia, consideró este martes 19 de febrero que la creación de una Comisión Internacional contra la Corrupción, anunciada el lunes por el Ejecutivo, busca garantizar la independencia en la lucha contra ese mal en el país andino.

“Una comisión internacional ciertamente es para buscar una instancia independiente, autónoma, que pueda de esta forma, incluso, avanzar de una manera más eficiente y eficaz aquellas investigaciones, aquellos temas, casos, que sea necesario abordar a través de esta entidad”, dijo.

En una rueda de prensa subrayó que la Comisión se conectará y trabajará “en conjunción con la institucionalidad nacional, con los órganos del Estado ecuatoriano” que luchan contra la corrupción.

El titular de la diplomacia ecuatoriana consideró que también la sociedad civil está involucrada en la lucha contra la corrupción, una tarea que “no es sencilla” y recordó que el Gobierno ya mantiene contactos con la Organización de las Naciones Unidas para afrontar el mal.

Y el secretario anticorrupción de la Presidencia, Iván Granda, recordó que Ecuador ha tenido el apoyo de las Naciones Unidas en investigaciones en torno a cinco proyectos estratégicos desarrollados durante el Gobierno liderado por Rafael Correa (2007-2017).

Al ser la corrupción un problema de toda la comunidad internacional, detalló que se ha planteado que la anunciada comisión esté integrada por cinco expertos con alto reconocimiento en el exterior.

“La impunidad lesiona a la sociedad en su conjunto”, destacó en la rueda de prensa conjunta en la sede de la Cancillería en la que no se profundizó en detalles sobre la constitución de la Comisión.

Aunque adelantó que prevén que ese órgano trabaje en tres frentes: prevención de la corrupción, investigación, combate y sanción a los actos irregulares, y la reparación y recuperación de lavados de activos.

Al comentar que los “delitos de cuello blanco quitan sueño a los ecuatorianos”, destacó que el jefe de Estado, Lenín Moreno, no ha puesto “las manos en el fuego por nadie”.

Y a renglón seguido recordó que Jorge Glas, exvicepresidente de Moreno y de Correa, ha sido procesado y sentenciado en primera instancia en el caso Odebrecht.

El lunes, en cumplimiento con una de sus promesas durante la campaña electoral a la Presidencia en 2017, Moreno convocó a la creación de una Comisión Internacional para hacer frente a la corrupción, un órgano que durará hasta 2021, cuando termina el actual Gobierno.

Y solicitó a Valencia que desde este martes inicie reuniones al más alto nivel con las Naciones Unidas, Transparencia Internacional, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el cuerpo diplomático para “implementar esta iniciativa de manera inmediata”.

“El país saldrá fortalecido de esta experiencia. No solo por la demostración palpable de honestidad que se requiere, sino por todo el aprendizaje y experiencia a futuro que esto dejará”, insistió Moreno.

Moreno recordó que, desde que llegó a la Presidencia en mayo de 2017, su Gobierno ha entregado a la justicia más de 500 denuncias de posibles actos corruptos cometidos por exfuncionarios públicos.

Y consideró que el esfuerzo que lleva a cabo no podrá ser suficiente si no se acompaña de “investigación, juicio, sanción y recuperación del dinero robado”.

Desde 2017 numerosos funcionarios de la anterior administración liderada por Correa han sido investigados por presunta corrupción, entre ellos, también el exsecretario Nacional de Comunicación Fernando Alvarado.

El propio Correa, que reside en Bélgica, de donde es oriunda su esposa, es investigado por distintos proyectos.