13-10-2019 | 21:58
(I)

Diálogo por la Paz concluye y se levanta el paro en todo el país

Quito. El Diálogo por la Paz entre la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y el Gobierno Nacional concluyó este domingo 13 de octubre de 2019 dejando sin efecto el Decreto 883, con el compromiso de redactar un nuevo documento, y levantando la paralización a escala nacional.

A las 15:00 estaba previsto este histórico diálogo pero por “dificultades operativas” éste se retrasó hasta las 17:45 cuando se instaló la mesa denominada Diálogo por la Paz con un minuto de silencio por las víctimas mortales durante las protestas. El lugar escogido no se hizo público por seguridad.

En el comienzo del diálogo intervinieron el Primer Mandatario y el dirigente indígena Jaime Vargas, así como también tuvieron la palabra otros líderes como Leonidas Iza, Eustaquio Toala, Miriam Cisneros y Abelardo Granda (Fenocin), quien habló en representación de Imbabura.

Por parte de los organismos del Estado hablaron el contralor Pablo Celi y el ministro de Finanzas, Richard Martínez, antes de un receso solicitado por Arnaud Peral, moderador designado de las Naciones Unidas.

Luego de más de una hora de pausa, nuevamente se instalaron en la conversación y vino el acuerdo esperado. Juan Sebastián Roldán, secretario Particular de la Presidencia, anunció que se redactará un nuevo decreto, que garantice que los contrabandistas no se beneficien de los subsidios, dentro de una comisión instalada - este mismo día - junto con los indígenas, la ONU y Conferencia Episcopal Ecuatoriana.

Jaime Vargas, por su parte saludó el acuerdo e insistió en su pedido que cesen a los ministros de Defensa y Gobierno, María Paula Romo y Oswaldo Jarrín y que se termine la represión de la Policía contra los hermanos indígenas.

El diálogo finalizó con un agradecimiento de parte del Presidente de la República a los miembros de la Policía Nacional y de Fuerzas Armadas por su labor para precautelar la seguridad de los ecuatorianos, dentro de los 12 días de protestas.

Minutos después, el Ministerio de Educación informó en su cuenta de Twitter que se mantienen suspendidas las actividades escolares de las instituciones fiscales, fiscomisionales, particulares y municipales, en las jornadas matutina, vespertina y nocturna en todas sus modalidades en todo el país, a excepción de Galápagos. Asimismo, dicha cartera de Estado realiza evaluaciones en cada ciudad para así determinar la reanudación de clases progresiva en todo el territorio nacional.

Anecedentes.- El movimiento indígena mantuvo desde el principio su postura de diálogo con el Gobierno Central, sujeta a la derogatoria del Decreto 883 que elimina el subsidio a la gasolina extra y al diesel, viabilizando su incremento.

Entre el 3 y el 12 de octubre la violencia se incrementó paulatinamente hasta derivar en la destrucción e incendio de la sede de la Contraloría General del Estado por parte de decenas de manifestantes. Hecho que en palabras de los dirigentes indígenas no tiene relación a sus protestas.

Ante este acto, el presidente Lenín Moreno, en una cadena nacional, invitó a sentarse al diálogo a los sectores sociales y lanzó una acusación directa a infiltrados extranjeros, financiados por Nicolás Maduro desde Venezuela y militantes del denominado correismo de los hechos vandálicos a edificio públicos.

El pedido de diálogo fue acogido por los indígenas, en medio del Decreto 888 que ordenaba la restricción de libre circulación por los edificios públicos (toque de queda), entre las 20:00 y 05:00, en todo el país.

Pero tras el incendio de la Contraloría y ataques a dos medios de comunicación, Leonidas Iza, vocero indígena, hizo un llamado a las bases para entrar en conversaciones con el Gobierno, con la condición de que se revise las medidas económicas y que la cita sea transmitida por los medios de comunicación.

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana y el Sistema de Naciones Unidas en Ecuador acogieron el pedido de diálogo entre el Gobierno Central y las organizaciones indígenas y convocaron a la reunión. Cuatro universidades se ofrecieron a mediar como facilitadores: La Universidad Católica del Ecuador, la Escuela Politécnica Nacional, la Universidad Politécnica Salesiana y la Universidad Central del Ecuador.