17-01-2019 | 14:36
(E)

Cuidado con la intoxicación por monóxido de carbono

Los expertos hacen un llamado y alertan que este gas no irrita las vías respiratorias, de ahí que se le

tilda de “asesino silencioso”.

Ibarra. El pasado martes Ecuador quedó conmocionado con la muerte de dos servidores policiales que fallecieron intoxicados por monóxido de carbono (CO). Lo que no muchos saben es que el CO cobra cientos de vidas cada año en Latinoamérica.

Explicación científica. El especialista en toxicología Fredy Valverde, explica que le dicen “muerte dulce” porque en la mayoría de los casos las víctimas no se percatan de lo que está ocurriendo. El CO es un gas incoloro, inodoro e insípido. Por ello, puede causar la muerte cuando se respira en niveles elevados sin que los afectados se den cuenta.

“La gravedad de la intoxicación depende de la duración de la exposición y de la concentración ambiental de monóxido de carbono. Las fuentes de envenenamiento por CO incluyen gases de los autos o partes del motor, el mal funcionamiento de diferentes sistemas de calefacción y el humo inhalado procedente de diferentes fuentes. Inmediatamente después de la inhalación, la molécula atraviesa los alvéolos y se difunde en la sangre dificultando la respiración”, detalla Valverde.

En automotores. Consulta-mos a Juan Pablo Dávila, gerente de Servicios de Imbauto, sobre las recomendaciones de seguridad que los conductores deben tener en cuenta para evitar estas desgracias.

“No dormir nunca en un vehículo y peor si está encendido. Ni por el aire acondicionado. Dormir en el auto es sumamente peligroso ya que pueden causar mil cosas”, dice y añade que la prevención es vital, “las medidas con las que se puede contrarrestar es venir a un taller y revisar el sistema de escape”.

En esta revisión de gases se corrobora fugas y señala que no se puede decir que las cabinas son 100 % herméticas “porque sería como un avión pero son lo más herméticas posibles”.

Componentes químicos. El especialista se refirió además a los componentes químicos que afectan “está la gasolina pero daría mareos y no provocaría la muerte. Cuando hay envenenamiento por CO es porque el sistema de escape tuvo alguna deficiencia”, dice mientras explica la ubicación del escape en un auto que es importante que todos los conductores conozcan para comprender cómo puede darse este tipo de envenenamiento.

Movidelnor. Tanto el especialista de Imbauto como Wilson Novoa, Jefe de revisión técnica vehicular de Movidelnor, coinciden que el mantenimiento es importante.

Novoa dice que aplica para todos los vehículos más aún cuando son de uso público “porque se les da un uso excesivo y podría ser que tienen daños en los cierres herméticos, una fuga por debajo de la carrocerías, entre otros”, explica y recordó que los controles de CO también forman parte de las revisiones vehiculares que la institución realiza.

Consejos. Se recomienda que todos los años un técnico calificado le dé mantenimiento a su sistema de calefacción, calentador de agua y a cualquier otro aparato que funcione con gas, petróleo o carbón.

Instale en su casa un detector de monóxido de carbono que funcione con pilas o que tenga pilas de reserva y revíselas o cámbielas.

Salga inmediatamente de su casa si suena la alarma del detector de monóxido de carbono y llame al 911. Busque atención médica inmediata si cree haberse intoxicado con monóxido de carbono y se siente mareado, aturdido o tiene náuseas.

Lo que no debe hacer: No deje su auto con el motor encendido dentro del garaje de su casa, aunque la puerta esté abierta.

No queme nada en una estufa ni en una chimenea que no tenga un tubo de escape al exterior.

No use hornos de gas para calentar su vivienda.

No use generadores, parrillas de carbón, estufas de campamento ni otros aparatos que funcionen con gasolina o carbón dentro de la casa, en el sótano, en el garaje o fuera de la casa a menos de 20 pies de las ventanas, puertas o salidas de aire.

La intoxicación por monóxido de carbono es totalmente prevenible.

Usted puede protegerse y proteger a su familia al actuar de forma sensata en caso de un corte de electricidad y al informarse sobre los síntomas de la intoxicación por CO.