14-03-2019 | 09:13
(I)

Corte de Ecuador dicta nueva orden de prisión contra Jorge Glas

Quito.- La Corte Nacional de Justicia de Ecuador dictó este miércoles una orden de prisión preventiva, con fines de investigación, por el presunto delito de peculado o malversación de fondos públicos contra el exvicepresidente Jorge Glas, recluido desde finales de 2017 por otro caso de presunta corrupción.

El juez Iván Saquicela, de la Sala de lo Penal de la Corte Nacional, extendió la orden de prisión preventiva contra el exministro de Energía Carlos Pareja, también en la cárcel por otro caso de corrupción en la estatal petrolera Petroecuador, informó la Corte en su cuenta de Twitter.

La actual causa contra Glas y Pareja se refiere al denominado caso “Singue”, que investiga presuntas irregularidades en la adjudicación de un contrato de servicios y explotación de crudo en un campo petrolífero de la Amazonía ecuatoriana.

Además, el juez Saquicela, en la audiencia de formulación de cargos, prohibió la salida del país para otros procesados que deberán presentarse de forma periódica ante la Corte Nacional.

La fiscal general del Estado en funciones, Ruth Palacios, presentó en la audiencia los cargos contra los imputados y, además de solicitar las medidas cautelares, pidió que se prohíba enajenar los bienes de los imputados por un valor de 28 millones de dólares, según informó la Fiscalía en su cuenta de Twitter.

El exvicepresidente Glas, que ha defendido su inocencia y advertido de una supuesta persecución política en su contra, cumple una sentencia de seis años de prisión en la cárcel de máxima seguridad en la ciudad andina de Latacunga, por un caso de asociación ilícita relacionado con la trama de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht.

Carlos Pareja, que también fue gerente de la estatal Petroecuador, guarda prisión en la misma cárcel por otro caso de corrupción en esa empresa pública.

Glas fue vicepresidente del expresidente Rafael Correa (2007-2017) y también en los primeros meses del actual mandatario Lenín Moreno, quien le retiró su confianza poco después de haber asumido el poder en mayo de 2017.

Moreno, un excorreligionario de Correa, se desmarcó de él y de Glas, a la par que prometió una lucha sin cuartel contra la corrupción que dice se enquistó durante la administración de su antecesor, de quien, curiosamente, fue vicepresidente en los primeros seis años de su mandato.