27-02-2018 | 19:19

A un mes del atentado en San Lorenzo, en La Delicia se reclama por ayuda

    ladelicia

    San Lorenzo.- Restos de vidrios rotos que todavía permanecen en las calles, escombros, basura y casas siniestradas son la bienvenida para los visitantes y curiosos que llegan al barrio La Delicia, luego del atentado.

 

A pesar de que ha pasado un mes luego del incidente violento, el panorama es igual o peor que el día de la tragedia. Las casas mantienen la misma apariencia, incluso más basura se ha sumado a las aceras y los desperdicios son interminables. La necesidad, desesperación y tristeza se nota en cada paso que se da por el sector.

Realidad. Según los moradores afectados, la ayuda recibida no ha sido más que unos cuantos alimentos y productos de primera necesidad.

A pesar de que varias veces han acudido a realizar inspecciones, no les han dado fecha para la reconstrucción y tampoco una solución a la vida desastrosa que llevan desde el 27 de enero.

Los habitantes dicen sentirse vacíos, solos y desprotegidos. Les duele que toda la atención del país se centró en la desgracia y pérdidas materiales del edificio policial, cuando la verdadera tragedia la viven ellos.

La época invernal ha llegado y los improvisados techos de plástico se vuelven casi inútiles, ya que toda la lluvia ingresa a lo que queda de sus hogares.

Lo perdieron todo, la voluntad y ganas de salir adelante no son suficientes para sobrevivir. Los perjudicados dicen que son víctimas de un conflicto que ellos no conocen y que al querer dar un ‘escarmiento’ a la Policía, les quitaron lo poco que tenían.

Recuerdan que La Delicia siempre fue un barrio humilde, la música y algarabía, propias de la gente de San Lorenzo, constrastaban con la presencia de decenas de policías que circulaban de forma permanente por el barrio.

sanlorenzo3

Pobladores. El carchense Julian Ledesma es uno de los moradores más afectados. Junto a su esposa llegaron hace un poco más de una década al cantón. Tienen una vivienda a pocos metros del destacamento de Policía, en donde arrendaban la mayoría de cuartos y ese era su único sustento.

Mientras recoge los pedazos y partes del coche bomba que explotó y terminó dentro de algunas viviendas, se lamenta que los funcionarios encargados de la reconstrucción le aseguraron que arreglarán su casa, pero solamente en donde el habita, el resto no, porque consideran un espacio ‘lucrativo’.

“Ya es un mes de lo que pasó y nosotros estamos a la espera de los ofrecimientos, ha existido ayuda, pero de la reconstrucción de las casas no se ha hablado y no dicen cuándo comenzará y la lluvia es constante”, dijo el perjudicado.

El jubilado aseguró que el atentado les cambió la vida y que nisiquiera han recibido ayuda psicológica. “Mi casa quedó destruida, necesito 17 000 dólares para los arreglos. Somos gente humilde y esperamos la voluntad del Gobierno. Parece que todo fuera una pesadilla, pero es nuestra triste realidad”, finalizó.

Tatiana Cuero vive una situación realmente caótica. La joven convive con su extensa familia y tuvieron que salir de su casa para alojarse en un inmueble, no tan destruido, que les prestó un vecino. Asegura que a diario sortean su suerte buscando un sitio para cocinar, porque perdieron todo.

“Estamos pasando muchas necesidades, los techos están dañados y nos mojamos; no tenemos ollas ni platos, pero los vecinos nos colaboran. Nos prestaron una casa por dos meses y luego tendremos que pagar arriendo. Hicieron una inspección para entregarnos las escrituras de las casas y no vinieron nunca más”, dijo.

sanlorenzo4

Afectación. Para el cantón las pérdidas no fueron solamente físicas, la nostalgia les invade cuando recuerdan el Carnaval de años pasados. En el último feriado el cantón permaneció desolado.

David Cortez, exjefe de Turismo y asesor jurídico del GAD de San Lorenzo, señaló que les duele mucho la situación por la que atraviesa su tierra.

“En Carnaval no hubo ninguna persona que visite San Lorenzo y esto es debido a la connotación a nivel nacional e internacional sobre el atentado.Tuvimos una reunión con el alcalde y los sectores turísticos y sacamos un manifiesto porque queremos que la prensa no diga solo lo malo, sino que se den cuenta de las cosas buenas que tiene San Lorenzo. Ahora los turistas tienen miedo de visitarnos. ”, dijo.

“A mi me llamó mucho la atención que digan en el decreto de excepción que los daños en la Policía son el 90% y que no habían afectaciones en las casas, cuando saben que las viviendas de atrás del cuartel están totalmente destruidas”, mencionó.

Rafael Proaño, empresario de San Lorenzo, comentó que los habitantes están perdiendo mucho, porque nadie quiere venir al cantón ya se ha creado una pésima imagen por lo que sucedió con la bomba.

“Estamos trabajando de forma normal y todo se mueve igual que siempre, solo los dos hoteles en donde duermen los policías tienen resguardo permanente, en el resto no pasa nada. Contra el pueblo no es la situación y por eso estamos tranquilos, pero no tenemos ingresos, la gente ya no viene ni invierte”, aseguró.

Dijo además que la llegada de autoridades y representantes no ha cambiado en nada la situación de las personas afectadas, ya que aún no reciben la ayuda necesaria.

“A dos mis hijos les costó más de 1 000 dólares a cada uno cambiar los vidrios luego de la explosión. Vinieron, chequearon y a los dos días les dijeron que no les van a dar nada, porque solo era un vidrio roto y no pasó nada más. El tema no era hacer tanto escándalo, sino ponerse a trabajar, ya que aún no hay nada hecho”, ratificó.

Preocupa el turismo a San Lorenzo

El conocido puerto del cantón ya no luce como antes. Los esfuerzos por atraer turistas son nulos, ya que el sitio es visitado solo por niños que viven en los alrededores.

Cada día llegan pequeñas embaracaciones de personas, que no vienen por turismo ni a aportar en algo con el cantón, sino son quienes dejan el vecino país de Colombia para buscar días mejores en la frontera ecuatoriana.

Según comentaron en el sitio, cada persona paga 10 dólares por un viaje de 35 minutos en las lanchas que se alojan en la orilla.

Situación

El Gobierno Nacional decretó el Estado de Excepción en San Lorenzo y Eloy Alfaro, a fin de fortalecer la seguridad de los ciudadanos y de la frontera.

Declaración Lenin Moreno

El presidente calificó el hecho como un acto terrorista, ligado a bandas de narcotraficantes que han sido golpeadas por las fuerzas de seguridad del Estado.

Seguridad

El Gobierno dispuso de forma inmediata al atentado, el reforzamiento de personal policial y militar, con el fin de mantener la seguridad en el cantón.