Actualidad de Eugenio Espejo

jacinto salasAyer, 5 de enero, se conmemoraron los 222 años de la aparición del primer periódico en tierras de la Audiencia, “Primicias de la Cultura de Quito”, redactado y publicado por el Precursor Eugenio de Santa Cruz y Espejo.
La publicación de esas páginas significó una verdadera revolución en una sociedad como la quiteña, que hasta 1792, apenas tenía un limitado acceso a las audaces corrientes filosóficas que circulaban por el continente americano.

La sociedad quiteña de finales del siglo XVIII se desenvolvía en un escenario eminentemente autoritario, caracterizado por el férreo control de la corona española, intensamente preocupada por la influencia de los ideólogos de la Revolución Francesa, o del pensamiento de la Independencia norteamericana. O de los audaces planteamientos de algunos pensadores latinoamericanos, todo lo cual hacía difícil, si no imposible una publicación, más, si había que enfrentar los riesgos de la censura oficial, la de la Iglesia y hasta de la Inquisición. Pero es en ese ambiente, casi hostil, ajeno, incluso indiferente a las manifestaciones de la cultura en el que Espejo, corre los riesgos y publica “Primicias de la Cultura de Quito”, un “papel” como el mismo lo diría destinado a educar al pueblo, a “superar la ignorancia que campeaba por doquier, un periódico escrito por “un hombre decidido a revelar la verdad”.
A 222 años de distancia muchas circunstancias han cambiado, pero también es innegable que en ese retorno del tiempo hacen presencia condiciones políticas que trazan un ambiente como el que vivió Espejo cuando publicó sus “Primicias”. La opinión libre, como en tiempos del Precursor, es controvertida de manera permanente. La disidencia es mirada con sospecha, el país se divide entre adeptos y opositores sin posibilidad de encuentro. El maniqueísmo es la filosofía del poder: “o estás conmigo, o estás contra mí”.
En esa atmósfera rancia, pesada, de temor y recelo es en la que el periodista de hoy debe aprender a trabajar. Como Espejo, “decidido a revelar la verdad”.

Jacinto Salas Morales
salasjacinto@yahoo.com