Quito. En rueda de prensa de este jueves 12 de marzo María Paula Romo, ministra de Gobierno, dijo que “no se puede paralizar el país” y que “las medidas que se están adoptando son precisamente para evitar” llegar a una situación extrema. Esto respecto a la declaratoria de emergencia sanitaria que rige en todo el país por el Covid-19.

Es así que la ministra solicita suspender las actividades en los centros de diversión nocturna debido a que son lugares cerrados y las recomendaciones internacionales aconsejan evitar el contagio asistiendo a espacios donde las personas estén a menos de dos metros de distancia y sugirió al a iglesia tomar las medidas frente a las celebraciones masivas previstas por Semana Santa.

El objetivo es “minimizar casos que lleguen a hospital porque si los contagios superan la capacidad de atenderlos no tendremos capacidad”. “Esa es la gravedad de esta emergencia”, apuntó sobre los efectos del coronavirus en otros países.

Ecuador tiene hasta ahora 17 casos de contagio, todos en situación leve menos dos, y un círculo epidemiológico de 144 personas relacionados con los dos focos de contagio que se han registrado.

Dentro de las medidas anunciadas, después de que el miércoles Moreno anunciara la emergencia sanitaria, está la suspensión de clases a nivel nacional hasta que se haga una revisión de la evolución del virus.

La medida será aplicada desde mañana viernes y afectará a millones de niños en todo el país.

Antes de hacerlo el Estado, la municipalidad de Quito ya había anunciado que desde esta misma tarde quedaban suspendidas las clases.

Las autoridades revisan en estos momentos una plataforma educativa digital para poder reanudar las clases en algunos centros vía internet.

Otra de las medidas adoptadas es que los pasajeros de cinco países con altos índices de contaminación -entre ellos España e Italia, donde residen grandes comunidades de migrantes ecuatorianos- deberá entrar en un régimen de aislamiento obligatorio de catorce días a su llegada al país.

No se trata de llegar de esos países, explicó Romo, sino de que hayan estado en los últimos catorce días en esos países.

“El aislamiento no se aplica por nacionalidad sino por donde hayan estado las personas. No a un italiano sino a quien haya estado en Italia, y por lo tanto también a ecuatorianos que retornen de esos países”, dijo la ministra a una pregunta de Efe.

También deberán hacerlo, “a partir de esta medianoche”, los que hayan estado en Francia, Irán, Corea del Sur y dos provincias de China afectadas por el virus, Guangdong y Jubei.

Se trata de aislamiento obligatorio en sus respectivas casas y o en los hoteles donde iban a permanecer, donde serán monitoreados por las autoridades de Salud.

Como tercera medida inmediata está la de clausurar todos los eventos superiores a las mil de personas y donde la distancia entre personas sea “inferior a dos metros”, lo que incluye espectáculos culturales y fútbol.

Romo aseguró que se han cancelado todos los permisos concedidos para este tipo de eventos, y pidió a todos aquellos que organicen eventos que no requieren este permiso que también los anulen en un acto de responsabilidad ciudadana.

En ese sentido, instó a la Iglesia a que reconsidere la celebración de los actos de Semana Santa, como las procesiones de Domingo de Ramos o el Vía Crucis, que no requieren permiso municipal.

“Este tipo de eventos no se pueden prohibir, pero hacemos un llamado a todo lo que se pueda evitar. En las últimas horas he hablado con la Conferencia Episcopal para sugerirles que los Medios Públicos, por ejemplo, transmitan los actos y evitemos la movilización de personas”, subrayó.

Y aseguró que estaba a la espera de respuestas pero que su petición fue “recibida con buenos ojos” por la Iglesia.

Romo también llamó a la población a no entrar en pánico y no correr a los supermercados y farmacias a comprar productos básicos, como ocurrió hace cerca de tres semanas cuando se dio a conocer en Guayaquil el primer caso de coronavirus.