Actitudes

jacinto salasCorresponderá a los sociólogos y, de paso, a los historiadores, realizar los análisis que permitan entender con claridad las razones que expliquen la abrumadora victoria electoral y la reelección del candidato presidente.  Triunfo indiscutible que debería otorgar una confianza absoluta al Presidente y conducirle, lo mismo que a su Movimiento, a ponderar más fríamente la urgencia  de tender puentes, de abrir espacios.

Y ello, como un paso elemental para dejar atrás el clima de abierta confrontación con quienes, con base en su legítimo derecho, discrepan de las políticas y realidades de la “revolución ciudadana”.
A escasísimas horas de anunciado el triunfo, mientras caballerosamente, el segundo candidato  reconocía y felicitaba al triunfador, desde la otra orilla, la actitud era diferente. Crítica y confrontación, amenaza  y sarcasmo volvieron a la palestra. “Un reino dividido, camina a su ruina” atestigua el Evangelio. Los logros, transformaciones y proyecciones de la revolución ciudadana, sólo se mantendrán en el tiempo  en la medida en que quienes la lideran entiendan que una revolución necesita el apoyo de todos.  Para alcanzarlo no solo faltan palabras al viento, retórica, sino actitudes verdaderas y honestas que, por ahora faltan. El esfuerzo debe provenir del país, de todos los ciudadanos. Trabajar por establecer un clima de tolerancia y respeto, alejar la sombra del maniqueísmo en el que poder y oposición parecen empecinarse. Seguir con las amenazas a la prensa y a los periodistas, sacar de nuevo el fantasma de la Ley de Comunicación, para supuestamente doblegar a un poder fáctico, no contribuyen en nada a generar ese ambiente que el país o, al menos, una buena parte de él, reclama.  ¿Será factible esto? Lo será en la medida en que todos sean conscientes que el futuro positivo de un país, no debe levantarse sobre las tragedias de un solo ecuatoriano. Sobre la vulneración de sus derechos y menos sobre la quiebra de sus libertades. 

 

Jacinto Salas Morales

salasjacinto@yahoo.com