Cateviv hace acompañamiento social en parroquias

El el Centro de Atención Terapéutica para Víctimas de Violencia (CATEVIV), impulsado por el Municipio de Ibarra con apoyo económico de la Cooperación Internacional, trabaja en varios frentes para ofrecer acompañamiento y apoyo a personas víctimas de violencia.

Con el objetivo de erradicar la violencia en todas sus formas, en el CATEVIV ofrecen el servicio de atención psicológica, trabajo social y acompañamiento técnico a estas personas; además de ayuda y asesoría legal en mediación de conflictos. Aquí se realiza la primera acogida, es decir, un diagnóstico de cada caso para poder determinar las acciones de apoyo correspondientes.

Como parte de una estrategia de acción en territorio, a través de la Unidad de Inclusión Social y en coordinación con los concejos parroquiales, están en funcionamiento los Centros de Acompañamiento Territorial (CATS).

Existe un centro en cada una de las cinco parroquias urbanas del cantón: Alpachaca, Priorato, San Francisco, El Sagrario y Caranqui.

Según Marcela Mena, responsable de la Unidad de Inclusión Social del Municipio de Ibarra, cada CAT enfoca su trabajo en cuatro frentes de apoyo a grupos de atención prioritaria.
El primero está dirigido a adultos mayores y personas con discapacidad, a quienes brindan atención fisioterapéutica.

Otro frente importante son las juventudes con quienes, según Mena, se trabaja en la conformación de bases sociales. “Son grupos sociales de jóvenes con quienes, a través de esta vinculación, se logre articular proyectos como, un proceso de embellecimiento de Ibarra, la toma de espacios públicos, un circo social, abrir una carpintería; es decir, dotar de elementos técnicos a los jóvenes”, explicó.

Para el trabajo con niños y niñas existen las Unidades Básicas de Acompañamiento (UBA), en donde se brinda apoyo lúdico y pedagógico a niños y niñas de seis a doce años. Profesores brindan acompañamiento en territorio, ayudándoles en tareas dirigidas y enseñándoles otras alternativas como autocuidado y autoformación.

Trabajo con mujeres
Con las mujeres se trabaja en un proyecto denominado “Juntas Podemos”, que consiste en un programa de de dotación de experticias técnicas a fin de erradicar la violencia económica contra las mujeres.

“Mediante el CATEVIV se diagnosticó que las mujeres no denuncian las agresiones, o no logran salir de la casa del agresor porque no tienen un proceso de cómo sostenerse económicamente”, dijo Mena.

Ante esta realidad, se ha decidido fortalecer las capacidades técnicas de las mujeres para que, no solo puedan tener una fuente de sustento, sino que logren emprender de manera formal. Mena indicó que están buscando una alianza con Desarrollo Económico para apoyar en temas formativos de marca y comercialización de sus productos.