Aceleran trabajos para rehabilitar la captación

Tulcán. Residentes de San Gabriel haciendo filas en las veredas con ollas, tinas, baldes a la espera del tanquero, es un panorama que se ha vuelto cotidiano esta semana en San Gabriel.

El suministro normal de agua potable se suspendió en 75% de la ciudad desde el sábado pasado a causa del deslizamiento en la Quebrada El Oso, sector El Chamizo. Aquí está hace más de dos décadas la captación principal de la capital montufareña. Para moradoras como María Huertas del barrio Centenario, esta semana sin suministro normal han sido desesperantes.

Arduo trabajo. Mientras ese es el panorama en San Gabriel, en El Chamizo un grupo de aproximadamente 30 personas trabajan al para restablecer la captación. Anselmo Cadena, director de Obras Públicas, indicó que se ha limpiado la rejillla de entrada a la cámara que aún está llena de lodo para habilitar la captación. La propuesta emergente de momento es tener es tener dos captaciones temporales desde otros puntos, aunque el caudal es insuficiente por lo cual los tanqueros siguen suministrando agua a los hogares.

Mantenimiento. Humber-to Vázquez, propietario del predio donde se ubica la captación indicó que el problema es producto de dos décadas sin el mantenimiento adecuado que represó el agua y ocasionó el deslizamiento.

Holgar Fuertes, director de Agua Potable y Alcantarillado, complementó que a mediano plazo San Gabriel necesita nuevas fuentes de agua y una alternativa es la Quebrada de Taimal. “San Gabriel requiere 50 litros por segundo y las captaciones temporales llegan a aproximadamente 18 litros por segundo”. En las siguientes horas se espera terminar la limpieza de la rejilla por donde ingresa el agua de la captación que está sepultada aún a 50 centímetros de profundidad y 2 metros hacia el oriente.

Alcalde.

Andrés Ponce, alcalde de Montúfar agregó que las condiciones actuales generan un agua más turbia que la planta de tratamiento no puede procesar rápidamente. Parte de las acciones implican atención a las plantas. Según el alcalde, la medida paliativa por el agua potable costaría 150 mil dólares.