Don Abraham es toda una celebridad

MONTÚFAR.- Las anécdotas e ingenuidad carchense se transforman rápidamente en humor pastuso. La fórmula para ello, la tiene Abraham Rojas, un campesino de 70 años que se ha convertido en referente del pueblo pasto y campesino de su provincia.

Personaje natural
De contextura delgada, afable y abultada barba, don ‘Rojitas’, como lo conocen habló con EL NORTE sobre su vida, sus anécdotas y su familia. Una faceta que no se conoce, un lado del que habla con la naturalidad que cuenta sus chistes.

“Hay gente que me aprecia y que no le gustan mis cachos. No soy monedita de oro para caerle bien a todo el mundo. Dios le pague”, dice con el marcado acento carchense.

Nació el 2 de noviembre de 1950 en el seno de una familia de agricultores. Toda su vida estuvo dedicada al campo, su primer trabajo fue de camionero. Curiosamente fue en esta actividad donde empezó a cultivar su sentido del humor.

“Con mi amigo que en paz descanse, cargábamos papas de Huaca, Julio Andrade al Mayorista de Ibarra. Mientras viajábamos contábamos cachos de ida y vuelta. Él, uno, y yo otro”, explica con la naturalidad del caso.

El humor puede provocar la risa y ser reflejo de alegría, reconoce donde Abraham. Además, el buen humor y en particular la risa, descarga el estrés acumulado, neutraliza ansiedades y puede ayudar a superar situaciones complejas.

En redes sociales
No sabe de tecnología, ni de redes sociales, pero fue ahí donde se popularizaron sus chistes y ocurrencias.

“Fue mi amigo Miguel Paspuel que me invitó a una reunión y me dijo que le contará cachos. Y ahí empezó todo, mientras contabas los chistes me estaban grabando. Al otro día los jóvenes de aquí fueron los que me decían vean como se hace famoso”.

Padre de tres hijos; Patricio, Miguel y Juan, quienes lo acompañan y le cuidan. “Por algo será que me faltó la mujercita. ¡Hice todos los modos posibles pero Diosito no me ayudó! Debió ser por algo, pues ni yo mismo me quiero, peor que me le traten mal a mi hijita”, dice con la naturaleza del caso el personaje carchense.