Abogado culpable de violación

p39IBARRA. Edmundo S. fue sentenciado a 16 años de reclusión mayor especial tras ser determinado como responsable del delito de violación. El sujeto fue procesado ante el Tribunal Únido de Garantías Penales de Imbabura. La tipificación del delito fue cambiada en esta última instancia judicial.  

Cambio de delito. Los magistrados que conocieron el caso valoraron cada una de las intervenciones y sobre todo el testimonio vertido por la víctima que actualmente tiene 15 años de edad. En base a lo relatado, los profesionales emitieron la sentencia cambiando el marco legal de la misma durante el desarrollo de la diligencia de juzgamiento.

SE DEFENDIÓ. El procesado, quien además es abogado, manifestó durante la audiencia que las relaciones sexuales mantenidas con la afectada fueron consentidas y que en sus planes estaba formar un hogar con la menor una vez que contrajera nupcias con ella. En su versión sostiene que parte de los familiares de la adolescente conocían del supuesto romance y que además por varias ocasiones el acusado habría entregado dinero para la alimentación de la joven y regalos como celular, tablet, entre otros.

INTIMIDACIÓN. Para las autoridades y la denunciante el hombre habría generado “miedo” en la menor tras supuestamente haberle manifestado situaciones en contra de la mujer que la crió que es su tía y el esposo y hasta amenazas de muerte, razón por la que al parecer la intimidad entre los implicados se llevaba a cabo. El testimonio urgente receptado a la ofendida, y que reposa en el cuerpo legal de este caso, refiere que nunca consintió ningún tipo de acto, mas aduce que el judicializado la amenazaba.  

PROCEDIMIENTO. La denuncia en primera instancia fue presentada por violación, pero en el transcurso del proceso judicial y tras la captura del ciudadano,  durante la etapa de instrucción fiscal la tipificación del delito cambió a estupro. Esta figura al parecer se aprobó debido a un registro fotográfico encontrado en el celular del implicado en el que se mostraba que durante las relaciones íntimas entre el acusado y la menor no existió violencia pues la adolescente estaba “sonriente”, dice en el proceso.
LOS ANTECEDENTES. La denuncia fue presentada ante las autoridades competentes por el padre de la menor. Una boleta de captura se giró en contra del ciudadano. Agentes de la Policía Judicial, PJ, lograron la localización y detención del entonces sospechoso en abril de 2014.