Ibarra. “Le hemos buscado por todo lado, en hospitales, morgues, centros de salud e igualmente en varias ciudades y provincias, pero no se sabe nada del señor Segundo Santacruz Ramos”, dijo César Picuasi vecino del ciudadano que se extravió el pasado 17 de noviembre del año anterior, y desde entonces nadie sabe de su paradero.

En este mes se cumplen ya 4 meses de la desaparición del adulto mayor.

Testimonio. “En las cámaras de la terminal de Ibarra se lo mira entrando a las 11:30, se le observa ingresando a la terminal, pero su salida no se mira. No se sabe qué carro cogió o a dónde se dirigió, hasta a-hora no sabemos nada.

En la cámara que le mencionó se le ve solo, al parecer da la impresión de que va comiendo algo”, dijo María Santacruz Santacruz, una de las hijas del desaparecido.

Características. El anciano, de 77 años de edad, a-hora desaparecido estaba, el último día que fue visto, vestido con un sombrero blanco, camisa manga larga, rayas rojas y el chaleco café con alpargatas de color blanco.

“Una vez salió, pero ya un poco tarde, pero regresó, de ese día ya no le permitimos que salga a Ibarra, ya estaba pasando por acá nomas, pero ahora nos hizo descuidar y no regresa”, dijo la hija del ciudadano quien asegura que ya lo han buscado hasta por los hospitales de los diferentes cantones de Imbabura, Carchi y Pichincha sin resultado alguno.

Se han hecho plantones. Familiares de Joshua Salinas, Víctor Usiña y Segundo Santacruz, desaparecidos en el año anterior, exigieron celeridad en las investigaciones.

Durante un plantón frente a las instalaciones de la Fiscalía General del Estado, en Otavalo, denunciaron supuestas irregularidades.

Las hojas con fotografías de estas personas fueron colocadas sobre la vereda y entregas a los ciudadanos que circularon por la zona.

Desesperación y tristeza es lo que expresó cada uno de los familiares sin saber qué más hacer ante la desaparición de sus seres queridos, casos que ahora están en manos de la Fiscalía.

Pero también. El caso de la desaparición del niño Joshua Salinas, en Otavalo, se ha extendido a nivel nacional. Varios medios de comunicación del país se han hecho eco de esta noticia.

Joshua Salinas desapareció junto con su padre el 14 de febrero del 2019. Según la madre del menor su pareja se llevó al niño en la furgoneta de su propiedad de la que tampoco se conoce su paradero. La madre de familia ha realizado búsquedas, inclusive en Colombia, sin tener resultado alguno hasta la fecha.

Los familiares de todos los desaparecidos en Imbabura y Carchi, junto con familiares del resto del Ecuador siguen organizándose con la finalidad según han dicho de formar un frente que permita presionar a las autoridades en la búsqueda de las personas.

Otro caso más en la lista. “Mi hermano desapareció el 10 de noviembre de 2019, al medio día. Víctor Usiña trabajaba en Atuntaqui, de cinco de la tarde a cinco de la mañana, y en el día trabajaba en Andrade Marín en una panadería.

“Él era panadero, pues ya llevaba en esta actividad por al menos 10 años, le encantaba su trabajo, es por eso que conocemos que en sus labores no tuvo nunca ningún tipo de problemas con nadie”, dijo Verónica Usiña hermana del joven desaparecido.