A dignificar nuestro voto

La gran pregunta en las calles, en los hogares, en los medios de transporte, en las instituciones públicas y privadas, en las reuniones de amigos, en los velorios, en las fiestas familiares… bueno, en todo lado es: “¿por quién votar este domingo 23 de febrero?.

Respuestas y nombres de candidatas y candidatos son variadas, pero reflexionemos y dejemos de lado los apasionamientos y hasta los compadrazgos y pensamos en lo que  nuestro voto significa en las actuales circunstancias. Apostemos por cambios sustanciales, por avances significativos, por visiones patrióticas que vislumbren un nuevo futuro para las provincias, cantones y parroquias, ahí está la responsabilidad que tenemos como ciudadanos que no solo pensamos en elegir a “alguien”, un color de camiseta, sino al ciudadano comprometido con las grandes causas y aspiraciones de la población. Por supuesto, el remedio para todas las enfermedades no  está a la vuelta de la esquina, pero dignifiquemos nuestro voto elevándolo a la categoría de compromiso ciudadano y de auditoría permanente a quienes sean electos. Los triunfadores legítimos en las urnas, sean quienes sean, no deben creer que con el triunfo obtenido pueden abusar de su poder, hacer lo que quieren a espaldas de la gente y enriquecerse ilícitamente  bajo cientos de pretextos. No lo olvide, con un voto responsable dignificamos la democracia en el país.