a contar con su ruta turística

Ilumán. San Juan de Ilumán es una parroquia con gran riqueza, pues aquí su gente se dedica a la elaboración de productos de exportación así como a la agricultura con todo tipo de alimentos ya que su tierra es muy fértil. Sin embargo, consideran que necesitan apoyo de las autoridades cantonales y provinciales para que los turistas consideren a este lugar como uno de los principales durante su recorrido.

Iniciativa. Olga Montalvo, vocal del GAD Parroquial, comenta que iniciarán con la planificación de proyectos. “He visto la necesidad de que nuestra parroquia sea reconocida a nivel nacional y también internacional. El turismo no ha sido explotado aquí”, dice.

Y es que precisamente en esta parroquia encontramos de todo. Uno de los proyectos sería promocionar una ruta turística para que los visitantes puedan conocer cómo se elaboran los productos, cómo es la vida en el campo a través del turismo comunitario y también la degustación de platillos típicos como son las papas con pepa y el Caldo de 31.

Recorrido. Esta ruta iniciaría en el parque central. Olga dice que desde este punto es muy fácil llegar a los diferentes barrios en donde los habitantes tienen sus talleres. Por ejemplo, en la parte norte está el barrio Santo Domingo en donde se pueden adquirir diferentes tipos de sombreros. Rocío Antamba lleva unos 35 años realizando sombreros junto a su esposo y cuenta que en mayo o junio hay más producción. “Tenemos que salir a buscar mercado porque aquí no hay suficiente, por lo general vamos a Quito y a donde hay los Paseos del Chagra”, dice y añade que hace algún tiempo llegaban tres o cuatros buses de turistas pero que en la actualidad ya no es así. “Creo que sería muy importante que nos ayuden para que seamos un punto turístico de la provincia. De esta forma también sería bueno para la economía de nuestro sector. Muchos debemos salir para vender nuestros productos pero con un proyecto de esta magnitud nos ayudarían enormemente”, dijo.

Variedad. Entre los otros productos estrella de la localidad encontramos las camisas bordadas, tapices y bolsos. Manuel de la Torre lleva unos 15 años realizando bordados en camisas y blusas, cuenta que aprendió de su esposa. Alrededor de dos semanas le toma tener lista una prenda pues es muy laborioso el proceso y sus principales compradores se ubican en Europa.

Negocios familiares. También en el tema de tapices y bolsos está la familia de Breenan Conterón quien dice que siempre se encuentran variando los modelos para presentar cosas exclusivas a sus clientes. “Antes sí esperábamos a los compradores que venían desde otras partes del mundo pero ahora nuestro mercado solo es de nuestros mismos indígenas”, comentó.