A 38 internos les llevaron a Latacunga

Ibarra. Lágrimas y desesperación se evidenció, ayer, en las afueras del Centro de Rehabilitación Social de Ibarra, por parte de los familiares de las personas privadas de la libertad, ppl, que fueron trasladadas a Latacunga bajo un estricto control policial.

Los familiares solo pudieron verles de lejos, unos trataron de correr y observarles dentro del bus policial en el que eran trasladados, pero todo fue muy rápido y no lo lograron.

Solo sentenciados. Entre los presos que tienen sentencia están los privados de la libertad que ya han sido sentenciados. Aquí se encuentran ppls que han sido procesados por delitos: sexuales, asesinatos, tráfico de drogas, entre otros; sin embargo el delito que más predomina con un porcentaje alto en las personas trasladas a Latacunga está el delito de violación. Todos los ppls enviados a Lata-cunga tienen más de 10 años de prisión en su sentencia.

Testimonio. EL NORTE en días anteriores recogió el testimonio de Rosa, madre de un interno que fue trasladado a Latacunga. La mujer dijo que el trato a las visitas en Latacunga es humillante.

“Allá los internos sufren de frío. La visita es de dos personas y nos revisan hasta con perros. Es difícil viajar, de aquí salgo a la 01:40 para alcanzar a llegar a las 08:00, y permanecer dos horas. Es triste porque muchas personas no tenemos el pasaje para ir. El Gobierno dice que invierte mucho en cada interno, pero no se nota”, dijo. Josué A., por su parte, comenta que Latacunga es una congeladora humana y que las celdas son de concreto. Además afirma que las extorsiones son más grandes que en Ibarra y él y su hermano fueron ubicados en el pabellón de máxima seguridad especial, donde están los sentenciados por asesinatos, violaciones y secuestros.

Preocupación. Estos comentarios preocupaban a los familares que ayer se encontraban en las afueras de la cárcel de Ibarra.