80 años alegrando las fiestas

bandaANDRADE MARÍN. En la parroquia de Andrade Marín, donde nació la industria textil anteña, también es la cuna de una gran agrupación musical la “Banda Internacional Andrade Marín”, que animó las procesiones de las fiestas de la Virgen Dolorosa, patrona de los obreros de la fábrica Imbabura.

Banda. Está banda está integrada por 13 músicos, en su mayoría jóvenes, algunos jubilados de bandas musicales de los municipios. Todos tienen conocimientos musicales, los más jóvenes son estudiantes de música.

Entre los instrumentos que tocan están: saxos, trombones, bombos, tambores, platillos y el huiro.

Jesús Amable Vinueza de 69 años de edad, quien fue el Músico Mayor, por varios años, comenta que esta actividad se sucede de generación en generación. Sus hijos, nietos, son parte de esta agrupación. Ellos heredaron la música de don Jesús, quien ingresó al grupo cuando cumplió 14 años. Desde ahí ha estado con la Banda que en 1993 realizó una gira por Francia y Gran Bretaña.

Este hombre que hace un par de años se jubiló de la Banda Musical del Gobierno Municipal de Otavalo, se emociona cuando recuerda y cuenta que su amor por la música nació cuando escuchaba a la Banda en los repasos y en las presentaciones. Explica que el ritmo de la Banda de Pueblo ya no es el que se tocaba antes.

Desde hace cuatro años el Director o Músico Mayor es Bayardo Vinueza, hijo de don Jesús. Él explica que interpretan temas nacionales, cumbias para amenizar fiestas de parroquialización, fiestas religiosos, cumpleaños, matrimonios y serenatas.

La Banda es la encargada de abrir las fiestas o el baile, acompañada de castillos o vacas locas. Los costos de contratación varían, pues depende del lugar al cual deban desplazarse, sin embargo el precio por hora bordea los 60 dólares.

La banda “Internacional Andrade Marín ” funciona cerca de 80 años y todos sus integrantes saben leer nota.

Herencia. Las bandas de pueblo, son agrupaciones populares que responden a una herencia que se remonta a la época de la colonia, siguen con vida, gracias a ellas podemos disfrutar de tradicionales festejos. Sus integrantes nos deleitan al interpretar los sanjuanitos, albazos, pasacalles y cumbias; por ello donde toca una banda de pueblo, el festejo y la alegría están asegurados.