60 familias de Rey Loma no tienen servicio de alcantarillado

OTAVALO.- Unas 60 familias del barrio Rey Loma no tienen servicio de alcantarillado. El sector, a pesar de estar a muy pocos minutos del centro de la ciudad, no ha logrado que las autoridades atiendan su pedido y solucionen la falta del servicio básico. El agua potable también escasea en el barrio.

 

Localización.
El barrio Rey Loma se encuentra ubicado en el sector oriental de la ciudad. Para quienes habitan en Rey Loma la escasez de agua potable y la falta de alcantarillado sanitario es una realidad que la sienten a diario.

De las 150 familias que residen en el lugar, unas 60 carecen de alcantarillado y muchas de ellas no tienen agua potable las 24 horas del día.
Desde la dirigencia barrial se aseguró que se han hecho los pedidos y gestiones necesarias en varias administraciones municipales pero todavía no tienen solución a este problema.

 

La realidad.
La calle principal de este barrio luce diferente a la realidad que se vive en el sector norte y sur de Rey Loma. Calles de tierra con canales rústicos por donde cruzan las aguas residuales producto del lavado de ropa y utensilios de cocina , incluso de duchas y lavamanos son parte del escenario que se puede observar apenas se llega al lugar.

 

Más de 30 familias que viven y tienen lotes de terreno en este sector han tenido que construir pozos sépticos para reemplazar la falta de alcantarillado.

 

El mal olor que producen estas aguas también es notorio y ya han afectado la salud, especialmente de los más pequeños.

 

Con sus recursos
Los habitantes del sector norte del barrio Rey Loma aseguraron que, hasta finales del año anterior tuvieron que contribuir con una cuota de 280 dólares por familia para la compra de tubería y materiales que se utilizarían en la dotación de alcantarillado de esta zona pero, el inicio de la pandemia en marzo pusieron fin a sus esperanzas de contar con este servicio. Estas gestiones fueron realizadas sin la intervención de la directiva barrial.

 

Agua potable
Para poder tener acceso al agua potable, los habitantes tuvieron que contribuir con una cuota de 150 dólares para poder realizar la acometida e instalación de tanques de reserva de agua en la vivienda de un vecino. A más de esta cuota, cada familia desembolsó otra cantidad de dinero para llevar el líquido vital hasta sus hogares.

 

“Tenemos agua dos días a la semana y únicamente por tres horas cada día. Pagamos 12 dólares mensuales al vecino que tiene los tanques de reserva, aunque no podemos ver las facturas de consumo”, dijo José Díaz, habitante del barrio.