50 mil litros de licor artesanal decomisados

licorOTAVALO. Desde el 2014 hasta enero del 2016 la Policía Nacional y la Comisaría Nacional de Otavalo han decomisado más de 50 mil litros de licor artesanal en el cantón, a inicios de 2016 ya se han incautado aproximadamente 500 litros.

La venta del licor artesanal, conocido como puro o puntas, si no tiene un proceso adecuado de elaboración y si se mezcla con trago adulterado puede ocasionar la muerte, por esta razón los miembros de la Policía Nacional, realizan operativos constantes de investigación para reconocer los lugares en donde se comercia este producto.
“El mayor problema es el peligro en la salud de quienes consumen el alcohol y es porque no hay ningún control en el proceso de elaboración y como es lógico no existe ningún registro sanitario… esto ha causado que haya personas que han fallecido”, manifestó Miguel Ángel Seraquive, comisario nacional de Otavalo.
En Otavalo no han existido muertos a causa del consumo de esta bebida, pero en el país, por la mala elaboración y la falta de recursos de higiene, sí ha existido, un ejemplo que citó Seraquive es que en Riobamaba hubo más de 20 muertos por ingerir alcohol sin registro sanitario.
En los patios de la policía hay aproximadamente 35 mil litros de puntas con cadena de custodia para luego ser destruidos por las autoridades competentes y después de las investigaciones que realizan en la Fiscalía y Policía Nacional.
La mayoría de los decomisos de esta sustancia se realiza en actos públicos y después de ser retirados al vendedor o consumidor son inmediatamente destruidos. Una de las formas de eliminar esta sustancia es con fuego ya que sus propiedades son combustibles y hacen que se evapore a través de las llamas.
En el sector del barrio El Batán se realizó el último operativo el pasado fin de semana. Efectivos policiales realizaron durante días trabajos de inteligencia en los que comprobaron que en una bodega se almacenaba la mercancía y también en dos tiendas del sector se comercializaba este producto, clandestinamente.
El sábado en patrulleros de la institución policial, con el comisario, se acercaron a los lugares de expendio, en los que se encontró 150 litros de licor sin las condiciones sanitarias propicias para el consumo humano.
En los centros de comercio se había adecuado para que las personas que consumen las puntas y más tipos de trago tomen de forma “clandestina”, por esto procedieron a clausurar el local por 15 días por ser lugares reincidentes.
En el barrio Punyaro se detectó otra tienda que se expendía licor artesanal, los propietarios de los locales se deben sujetar a la normativa vigente.
La primera vez que se identifica este tipo de contravenciones y se utiliza el sitio de comercio de forma distinta, ha como está autorizado, de acuerdo al permiso de funcionamiento, se clausura el local por ocho días, la segunda por 15 días, la tercera por 30 días y la cuarta clausura es permanente.
Los operativos continuarán en la ciudad con el fin de cuidar la vida y la salud de personas que consumen licor.