355 estudiantes lograron su sueño de ser bachiller

GRADUADOS

Ibarra.- Sheyla Tafur, madre de Sebastián Robin, de 21 años, esperaba ansiosa la graduación. Durante 15 meses las jornadas fueron cansadas, pero cada día el sueño estaba más cerca.

 

Su hijo tiene discapacidad intelectual con hiperactividad y déficit de atención, por lo que siempre fue difícil acceder a una educación acorde a las exigencias de Sebastián.

En un emotivo momento y ante los aplausos de pie de más de 800 personas, el ibarreño obtuvo su título de bachiller dentro del programa intensivo ejecutado en todo el país por el Ministerio de Educación.

La emoción fue evidente, sus compañeros no pararon de felicitarlo y él, muy feliz les comentaba que estudiará Ingeniería Musical en la universidad.

Sheyla aseguró que para su familia fue importante que una institución acoja el sueño de su hijo, quién se graduó en la U.E. Ibarra.

“De a poco se han ido rompiendo barreras y fueron entendiendo que los chicos no tienen limitación. Él tiene una magia especial y nos enseña día a día que hay otras maneras de amar”, señaló con notable emoción.

MALDONADO

Superación. María Margarita Molina tuvo una experiencia similar. La mujer indígena, oriunda de La Esperanza, cuenta que estaba desesperada porque en ninguna institución educativa querían recibir a su hijo Cristian Maldonado, quién tiene discapacidad física e intelectual del 90%.

“No sabía dónde ponerle a estudiar a mi hijo de 25 años y el Ministerio de Educación le dio la oportunidad. Mi hijo quiere estudiar Mecatrónica en la UTN, estoy feliz y le apoyaré en todos sus sueños, aseguró.

Ejecución. Un total de 355 estudiantes de las unidades educativas Ibarra y Atahualpa en Ibarra, Luis Ulpiano de la Torre en Cotacachi y Otavalo en el mismo cantón, fueron parte de esta modalidad que permite a los jóvenes y adultos con bachillerato inconcluso, terminar sus estudios secundarios.


Simultáneamente 18 713 personas, entre jóvenes y adultos, se incorporaron ayer en todo el país dentro de la Campaña “Todos ABC”.

Diana Rivadeneira, asesora de las Subsecretaría de Desarrollo Profesional, señaló que muchas personas creyeron y se esforzaron por alcanzar una meta más en sus vidas, regalándose la oportunidad de seguir aprendiendo.

“La campaña tiene como objetivo movilizar a la sociedad para alfabetizar, completar la educación básica y dar continuidad a la formación de los ecuatorianos. Con dedicación, responsabilidad, motivación y confianza cumplen este proceso como un proyecto de vida. Aquí es donde los sueños de todos empiezan a crecer como una semilla”, agregó la funcionaria.

Historias. Elizabeth Vargas, de 25 años, obtuvo uno de los mejores puntajes en la U.E. Ibarra.

La joven, oriunda de Urcuquí, mencionó que para ella fue difícil el proceso ya que al principio gastaba mucho en pasajes y luego tuvo que radicarse en Ibarra.

“Siempre ha estado mi mamá para apoyarme, estoy muy orgullosa de haberme graduado. Quiero estudiar Ingeniería Forestal en la UTN”, aseguró.

Por su parte, Nataly Iturralde, mencionó que el título significa mucho en su vida.

“Tengo una hija de cinco años y un bebé, quiero demostrarles que puedo y por sacarles a ellos adelante es que estoy terminando mis estudios. Voy a seguir Medicina, el papá de mi bebé también se graduó junto conmigo”, comentó.

Cifra

355

Estudiantes

De cuatro instituciones educativas fueron parte de la graduación efectuada ayer en Ibarra.

Voces

“Esta es una puerta que se abre para seguir avanzando en nuestro nivel educativo. Dejé los estudios porque me casé muy joven y me dediqué a mi hogar”.

Pilar De la Torre, 25 años

“Viajé a España cuando tenía 14 años y por trabajar no pude terminar mis estudios. Tengo dos hijos de 11 y 2 años y voy a estudiar Administración”.

Venancy Yamberla, 30 años