3 561 perdieron el año en Carchi e Imbabura

Ibarra. A pesar de que los estudiantes tienen tres oportunidades para rendir exámenes que les permitan ser aprobados al siguiente año, existen altas cifras de niñas, niños y adolescentes que pierden el período.

Patricio Silva, coordinador zonal 1 del Ministerio de Educación, informó que las cifras de los estudiantes reprobados durante el año lectivo 2017-2018 son similares a los años anteriores.

El funcionario además mencionó que se ejecuta el proyecto ABC en donde se benefician las personas con rezago escolar.

Cifra. En Imbabura, un total de 1 306 estudiantes de octavo, noveno y décimo de Educación Básica, perdieron el año.

De primero a séptimo año de Educación Básica 90 estudiantes reprobaron el año en los seis cantones de Imbabura; mientras que

1 049 reprobaron el año en primero, segundo y tercero de Bachillerato General Unificado y Técnico.

En la provincia del Carchi las cifras se reducen casi a la mitad con relación a Imbabura y se registran

1 116 perdidos el año entre primero de Básica y tercero de Bachillerato, registrándose las cifras más altas en primero y segundo de Bachillerato con 458 y 205 reprobados, respectivamente.

Parámetros. El psicólogo Esteban Merlo, coordinador del Departamento de Consejería Estudiantil de la UE Ibarra, señaló que entre las principales causas estarían el bajo rendimiento de los estudiantes, que se debe, por parte, a la irresponsabilidad de los padres en el cuidado de sus hijos, ya que no están pendientes de que cumplan con sus actividades fuera de la institución.

“Otro motivo son las múltiples problemáticas psicosociales que se vienen desarrollando como embarazos en adolescentes, que es una de las causas principales al momento de rendir de forma positiva académicamente; también influye el uso y consumo de sustancias psicotrópicas, que son factores que impiden un adecuado desenvolvimiento académico; además de que los estudiantes no ejercen al 100% las responsabilidades acerca de sus estudios y la falta de motivación de los padres”, dijo.

Estudiantes de la UE Ibarra revisan los cuadros de pérdidas de año donde constan los nombres de varios de sus excompañeros de aula.