29 años de cárcel por violar y embarazar a su hijastra

pag 39El temor por las amenazas de su padrastro hizo que la pesadilla de una joven de 16 años, oculte por aproximadamente dos años los abusos sexuales que sufría en su casa. Toda la pesadilla se descubrió cuando la muchacha terminó embarazada. El ahora sentenciado es Silvio Rodrigo Q., de 36 años de edad, quién hace dos años era su padrastro.

Hecho. La violación ocurrió en el sector de la comunidad Buenos Aires, en el cantón Pimampiro. La madre de la menor no podía creer que su conviviente fuera el causante de el cambio repentino en su hija, sus bajas calificaciones dieron a notar que algo raro sucedía en su hogar.

Luego de descubrir que la joven estaba en estado de gestación, denunció el caso en la Junta Cantonal de Pimampiro. La entidad brindó toda la ayuda para que la menor y su familia contaran con protección, ante las amenazas de familias del investigado.

Según las investigaciones realizadas por Fiscalía, el agresor no consumía alcohol ni droga alguna que justificara su actuación.

Amenazas. “Me decía que si aviso lo que me hacía me va a matar o abusaría de mi hermana menor”, fue parte de la versión de la víctima.

Luego de recopilar evidencias y testimonios, miembros de la Fiscalía de Imbabura determinaron que la joven sufría depresión y daños psicológicos. Los exámenes médicos arrojaron las principales pruebas del delito.

Embarazo. La menor dio a luz a un niño producto de la violación. Los daños psicológicos fueron tan grandes, que no pudo tener al infante a su lado. El bebé fue entregado a la Fundación Cristo de la Calle y luego del proceso de acogimiento, una familia le adoptó.