273 aduaneros cumplen su meta

Ibarra. Con alegría y llenos de orgullo, 247 vigilantes y 26 inspectores aduaneros se graduaron ayer en un acto emotivo después de un año y seis mese

s de intensa lucha y espera. Los jóvenes se convirtieron en Inspectores y Vigilantes aduaneros, al acto que se realizó en el campo de Marte de la institución asistieron autoridades, familiares y público en general.

Evento. Con los graderíos llenos se dio inicio a este importante evento, todos los nuevos profesionales mostraron una actitud de calma ya que fin se convirtieron en nuevos profesionales.

“La gloria de ser grande está en ser útil, es una frase que generó un gran impacto en mí cuando por primera vez la leí en el Campo de Marte de nuestro centro de formación de vigilancia aduanera, frase que nos lleva a mirar hacia a tras para entender la importancia de ser humildes”, dijo Cristian Robalino quien recibió una importante condecoración.

Robalino agradeció a sus familiares por el apoyo que le han brindado en todo este largo y duro proceso para su formación profesional.

El director Nacional del Cuerpo de Vigilancia Aduanera, Galo Andrade, aseguró que fue un evento muy emotivo ya que este tipo de actos se los realiza a los nueve años. Quien también dijo que uno de los éxitos ha sido lograr que 273 nuevos miembros ya se incorporen al trabajo que tienen día a día.

“Entiendo que estuvieron con un lapso de un año y algo de días fuera del tema, pero gracias a la gestión de la actual directora general (Alejandra Muñoz) esto se pudo lograr para que los chicos puedan culminar con éxito esta graduación”, dijo Andrade.

El esmeraldeño Pedro Negrete fue uno de los nuevos graduados, y comentó que se siente muy bien ya fue un gran sacrificio. Contó que la formación fue de un año y un mes, pero después de ciertos inconvenientes regresaron al año y seis meses para volver al campo y someterse a un reentrenamiento desde el 2 de septiembre hasta el 29 de noviembre.

“Durante más de un año estuvieron formándose en esta prestigiosa escuela, en este sentido como padres de familia siempre hemos estado pendientes y hemos estado en la lucha, acotó Juan Carlos Salazar, padre de familia.

Salazar recordó que hace más de un años, los jóvenes ya debían incorporarse pero no se logró, en este sentido han tenido acercamientos con autoridades para poder lograr llegar a este día.

Mencionó que los nuevos inspectores y vigilantes aduaneros están preparados física, psicológica y mentalmente para realizar su trabajo. Además agradeció a todos los instructores que estuvieron al frente del año de formación.

Antecedentes. Los aspirantes que provienen de varias provincias del país ingresaron al Centro de Formación Aduanera en mayo del 2017.

Durante un año recibieron instrucción sobre control y patrullaje, comercio exterior, legislación aduanera, entre otros. El objetivo era graduarse y comenzar a trabajar en el CVA. Sin embargo, a finales de mayo pasado enviaron a los estudiantes a sus casas.

El 20 de febrero de 2019, los 273 aspirantes y sus padres lograron una acción de protección a su favor por parte de la Corte Provincial de Justicia de Imbabura, en la que se resolvió la reparación integral e inmaterial para los afectados.

Cristian Robalino y Mayra Narváez recibieron una condecoración por parte de autoridades de la entidad por sus logros alcanzados.
Los nuevos aduaneros vivieron momentos de mucha emoción en su acto de graduación.
Los graderíos del campo de Marte de la institución estuvieron llenos con la presencia de padres de familia.