251 años del natalicio de Pablo Arenas

La independencia nacional pudo consolidarse por el arrojo y el sacrificio de muchos patriotas que ofrendaron sus mejores años por ver cristalizada la causa. La vida de Juan Pablo Arenas Lavayen, con apenas 42 años, fue sacrificada el 2 de agosto de 1810; tras la represión, encarcelamiento y masacre que el ejército realista realizó en contra de los autores del primer grito de independencia americano. Juan Pablo nació en Guayaquil el 2 de Julio de 1768, era hijo de Jerónimo de Arenas y de Manuela Lavayen. Estudió en Quito donde conoció a prestantes intelectuales. Desde 1787, junto a Eugenio Espejo formó la Sociedad “Escuela de la Concordia”, entidad dedicada a las artes y al esparcimiento de ideas políticas libertarias. Estuvo en casa de Manuela Cañizares, tuvo directa participación en la conjura del 10 de agosto de 1809. Al instalarse la Junta Soberana fue nombrado Auditor General de Guerra. El poder colonial recurrió a la tortura y a la falsificación de documentos para justificar pena de muerte y destierro. “Los que fueron despedazados con hachas, sables y balas, fueron los Ministros de Estado, el senador Juan Pablo Arenas, el presbítero Riofrío, el Crnel. D. Juan Salinas, los tenientes coroneles Nicolás Aguilera, Antonio Peña y Francisco Javier Ascázubi, …”(Andrade, 1937). El Libertador Bolívar inició la “Guerra a Muerte” contra España y el triunfo se selló el 24 de mayo de 1822.