250 personas con discapacidad reciben ayuda del Patronato Provincial de Imbabura

Pañales para adulto, bastones de rastreo, sillas de ruedas y andadores, fueron las ayudas técnicas con las que se beneficiaron personas con discapacidad al conmemorar el “Día Internacional de las Personas con Discapacidad”. Esta importante entrega se la realizó mediante la campaña “Somos Esperanza”, encabezada por el Patronato Provincial de Imbabura.

Según a la base de datos del Consejo Nacional para la Igualdad de Discapacidades (Conadis), en Imbabura, están registradas 13.312 personas con diferentes discapacidades.

Es así que se inicia con la campaña “Somos Esperanza” , que tiene como objetivo aportar al mejoramiento de la calidad de vida , integridad personal, e integración positiva en la sociedad de las personas con discapacidad a través de las ayudas técnicas.

En esta primera fase se beneficiará a 250 personas con un monto aproximado de 15 mil dólares, sin embargo para el próximo año se prevé contar con más ayudas a través del trabajo coordinado con organizaciones internacionales.

Pablo Jurado, prefecto de la Provincia de Imbabura, recalcó que él Patronato como brazo social de la Prefectura de Imbabura está cumpliendo el objetivo que es velar por los sectores vulnerables de atención prioritaria.

“Ayudaremos a coordinaremos políticas públicas que comprueben un mejor acceso y movilidad para las personas con discapacidad, también estamos devolviéndoles su alegría con la entrega de las ayudas técnicas, que para muchas personas es el regalo más grande porque les devolvemos su libertad para poder movilizarse”, explicó Jurado .

Emoción y agradecimiento se evidenció en los beneficiarios que son de escasos recursos económicos y que perteneces a distintas partes de la provincia.

De esta manera, Humberto Lema, beneficiario de un bastón de rastreo, agradeció la ayuda brindada, pues en su caso el bastón significa esperanza porque prácticamente se convierte en sus ‘ojos’, recalcó que es importante ponerse en los zapatos de las personas con discapacidad, estar pendientes de sus necesidades y de la familia que lo rodea.

“No debemos desmayar en las cosas que nos pasan, hay que tener fortaleza para seguir adelante , para mí fue muy duro perder la vista de un momento al otro”, dijo.