25 jóvenes ibarreños llegaron a Quito para despedir a Trujillo

Quito. Como “un referente de honestidad y de trabajo por el pueblo y sobretodo por los jóvenes”, definió César Lara al ibarreño Julio César Trujillo, durante la misa de honor que se desarrolló este martes 21 de mayo, en la iglesia la Dolorosa de Quito.

Lara es el representante del colectivo Juventud Monseñor Leonidas Proaño y que llegó con 25 representantes hasta las afueras del templo católico para presenciar la ceremonia de honras fúnebres en honor al expresidente del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social Transitorio (Cpccs-T) fallecido el pasado domingo. “Somos jóvenes ibarreños que no dejaremos que su huella se extinga” decía su cartel de presentación.

Ellos no pudieron ingresar a la misa, al igual que decenas de personas quienes debieron escuchar la eucaristía desde fuera. Allí mostraron pancartas alusivas a la labor del político y catedrático y falmearon banderas de Ibarra. “La muerte no borrará su legado de honradez”, “Trujillo: Defensor inclaudicable de los Derechos Humanos”, se podía observar en los mensajes. Leonidas Proaño, personaje al cual el colectivo honra en su nombre fue maestro de Julio César Trujillo y también luchó en favor de los pueblos indígenas.

La vida de Trujillo se apagó a los 88 años como consecuencia de una diabetes melitus tipo II, según el diagnóstico elaborado en el Hospital Metropolitano de Quito.