22 años de cárcel por asesinato suscitado en Rumipamba

Ibarra. A las 15:55 de ayer, el Tribunal de Garantías Penales de Imbabura, presidido por la jueza María Dolores Echeverría, anunciaron el veredicto en la audiencia de juzgamiento en contra de Dennis Fernando C., acusado de ser uno de los autores del brutal crimen de Fredy Damián Quilca Cacuango, de 19 años de edad.

La magistrada anunció que el caso fue juzgado sin agravantes ni atenuantes trascendentales, por ello se le impuso la condena de 22 años de privación de libertad, según el artículo 140 del Código Orgánico Integral Penal (COIP).

Según Echeverría, el análisis del caso se dio en base a los testimonios de varias personas, excepto la madre del hoy occiso, ya que la mujer mencionó que el implicado, otro ciudadano y un menor de edad, atacaron a su hijo con una botella, y la jueza manifestó que las heridas que tenía el fallecido en su cuerpo, no podían haber sido provocadas solo con dicho artículo.

Luego de escuchar el veredicto, con notable tristeza, los familiares del acusado salieron de la sala y el regresó hasta el Centro de Privación de Libertad de Personas Adultas Varones de Ibarra, en donde se encuentra recluido desde el mes de diciembre de 2018.

Detalles. En el inicio de la audiencia de juzgamiento se conoció que el fallecido respondía al alias de ‘Gojan’ y que presumiblemente era parte de una pandilla conocida como ‘Mara 18’.

En la diligencia también se ventiló que el acusado, junto con el otro implicado y un menor de edad, eran parte de una pandilla conocida como ‘Los Tigres’ y que el fallecido apuñaló con anterioridad al menor de edad, y desde ahí se generaron los inconvenientes, ya que habrían dicho que la agresión sería vengada.

Los agentes de la Dirección Nacional de delitos contra la vida, muertes violentas, desapariciones, extorsión y secuestros (Dinased) realizaron el levantamiento del cadáver en la comunidad de Rumipamba Grande, la madrugada del último 23 de diciembre.

El cuerpo del joven fue encontrado con una docena de heridas cortantes y cortopunzantes, ocasionadas por un cuchillo y un machete, que le ocasionaron la muerte de forma inmediata.

La madre del fallecido, María Tránsito C., dijo que observó cómo mataron a su hijo y persiguió a los presuntos responsables, sin embargo escaparon en precipitada carrera. El cuerpo del joven fue levantado y trasladado, por miembros policiales de la Dinased, hasta la morgue del hospital San Vicente de Paúl de Ibarra.

Durante la investigación, los funcionarios de la Fiscalía lograron determinar que entre las dos pandillas existía una rivalidad que terminó en el crimen de uno de sus integrantes. Exámenes psicológicos y pericias de entorno económico y social fueron parte del proceso, que determinó que el acusado sí participó en el hecho.

El juez, Freddy Sevillano, quien llamó a juicio al hoy sentenciado, también emitió una boleta de localización y captura del otro implicado, quien es prófugo de la justicia.