218 instituciones educativas de Imbabura reciben alimento escolar

Ibarra. 218 unidades educativas y 87 969 estudiantes de la provincia se benefician del programa de alimentación escolar que ejecuta el Ministerio de Educación.

En la zona 1 reciben estos alimentos 324 000 niños y niñas, solamente en el régimen Sierra se benefician 176 000 y en la Costa cerca de 148 000.

El objetivo, según este organismo, es contribuir al mejoramiento de la calidad y eficiencia de la educación básica mediante la entrega de un complemento alimenticio.

A pesar de que la leche y el cereal que reciben los alumnos, especialmente los pequeños, es gratis, algunos no lo consumen porque aseguran que no les gusta. Oswaldo Mayan-quer, coordinador zonal encargado de Educación, explicó que la inversión total en la zona 1 para ejecutar este programa durante todo el año es de 21 millones 331 mil 110 dólares.

Señaló que en las instituciones fiscales se benefician solo estudiantes desde educación inicial hasta décimo año y en las fiscomisionales alumnos de inicial.

Indicó también que cada 15 días se entrega el producto que llega desde Quito a las unidades educativas.

Nutrición. La mayoría de estos productos contienen quinua y para la nutricionista Karina Andrade, de la clínica Ibarra, nutricionalmente es bastante bueno, “la quinua es una de las oleaginosas con más de un 90% de contenido en proteína vegetal con aminoácidos de altísima calidad que potencian el crecimiento de muchas de las estructuras de nuestros órganos como el cerebro”.

La especialista mencionó que por lo general, estos programas de alimentación escolar están basados en estudios realizados por ONG, donde ya se ha medido su efectividad e impacto a largo plazo.

La nutricionista añadió que la forma de implementar los programas de nutrición en nuestro país pueden tener fallas. “Falta hacer estudios locales que permitan evaluar constantemente su eficacia a partir de los cuales se tomen medidas de focalización que permitan optimizar de mejor manera estos recursos alimentarios”, comentó.

Institución. A las siete de la mañana es la hora en que algunos estudiantes reciben su leche, jugo, galleta o cereal, tal es el caso de la Unidad Educativa Teodoro Gómez de la Torres, donde 2 151 estudiantes, de 4 291, son parte de este programa.

Juan Vásquez, rector de esta institución, señaló que al parecer algunos alumnos se cansan de lo mismo y optan por traer su lunch de la casa, “pero en su gran mayoría sí consumen estos alimentos”.

Cada caja contiene 24 unidades, el Teodoro cuenta actualmente con 30 mil unidades de bebida de quinua.

Según Germania Ramírez, responsable de entregar estos alimentos, este sabor no es muy apetecible por los estudiantes, les gusta más bebidas con sabor a chocolate o vainilla, así lo ratificó Ashly Farinango, de 8 años, quien no quiso recibir su leche.