200 estudiantes participan en la reforma de derechos

Ibarra. En la unidad educativa Ibarra se realizó, ayer, el lanzamiento de la metodología “Chasqui” que buscar recoger las propuestas de escolares para las reformas del Código de la Niñez y Adolescencia.

Organización. Mónica Fraga, delegada para esta iniciativa por parte del Distrito Educativo, comenta que el Ministerio de Educación conjuntamente con el CNE y la Asamblea Nacional establecieron esta metodología para trabajar en la reforma al Código Orgánico de la Niñez y Adolescencia. “Lo que se pretende es que directamente desde ellos salgan las propuestas para generar estos cambios”, dijo.

Como parte del cronograma se escogió a un docente de preparatoria, otro de educación elemental, cinco de educación básica superior, cinco de básica media y cinco de bachillerato. En total son 17 docentes que fueron capacitados en la promoción de los derechos para trabajar con 200 estudiantes.

Tres fases. El proyecto consta de tres momentos. El primero corresponde a la Sensibilización en donde todo se enfocó en el tema de derechos tanto en clases como en los diferentes espacios de la institución.

El segundo momento correspondió a la Implementación.

Los estudiantes se inscribieron para ser parte del proceso dando un total de 25 estudiantes de preparatoria, 25 de elemental y 50 de media, superior y bachillerato. “Al final lo que se pretende es que sean 56 mil niños y adolescentes, a nivel nacional, que generen estas propuestas”, detalló la delegada.

Finalmente, el momento de la Sistematización correspondió a la obtención de algunas propuestas que ayer se dieron a conocer y que serán entregadas al Ministerio de Educación para continuar con el proceso.

Propuestas. Entre las principales propuestas, los menores enfatizaron en el amor y cuidado de sus padres.

Pidieron dejar a un lado la tecnología para que asuman su papel de progenitores responsables y alertas a problemáticas como las drogas y los abusos.

Camila Erazo, representante de básica media, hizo la entrega de la propuesta en la que piden a los padres mayor atención.