20 familias perjudicadas por agua contaminada en Coñaquí

Urcuquí. Malos olores e invasión de moscos es lo que se pudo percibir y observar en la comunidad de San Fernando de Coñaquí, ubicado en Urcuquí ya que el año pasado se construyó una planta de alcantarillado que estaba destinado a beneficiar a alrededor de 20 familias.

Sin embargo esto ha generado ciertos inconvenientes ya que este pozo les afecta porque el agua que genera no es apta para consumo humano y todas sus siembras se han dañado.

Problema. Por más de 30 años cada familia contaba con pozos sépticos y no se notaba la proliferación de moscos ni de malos olores. “Como el pozo es muy pequeño tiende a llenarse y tiene un desfogue que cae directamente al agua de riego. Nosotros cultivamos frutas, verduras y hemos tenido repercusiones”, mencionó Miguel Castillo, una de las personas afectadas.

Además indica que a raíz de este problema aparecieron enfermedades de origen fungoso a las raíces de las plantas, ocasionando que los agricultores pierdan todos sus cultivos.

Incluso una ciudadana tuvo que arar toda una extensión de tomate riñón que había sembrado.

Moradores mencionan que esta problemática anteriormente no sucedía ya que el agua era sumamente pura porque viene del río Cariacu que son de las fuentes del Cotacachi.

De igual manera el presidente de la Junta de Agua de Riego San Rafael y Puente Chiquito, Tulio Guerrero, aseguró que han acudido hasta la municipalidad de Urcuquí por varias ocasiones para que les den una solución rápida ante este problemas.

“Desde los primeros meses de 2019, cogimos cuatro citaciones y no se dio la audiencia. Fuimos en comisión y nos mencionaron que el señor alcalde no se encuentra”, acotó Guerrero.

Enfatizó que este alcantarillado ha puesto directamente a la sequía en donde se riega con contaminación a 60 hectáreas. Ellos prefieren que este proyecto sea suspendido.

“Hacen un daño con este alcantarillado y sin el tratamiento adecuado”.

Otra de las afectadas es Alba Barahona y cuenta que ella vive hace 30 años en este sector, tiempo que no se ha presentado ninguno de estos inconvenientes.

Dijo que piensa que la colocación del pozo es una obra que no está acabada en su mayoría.

“Nos afecta a todo lo que es cultivos, especialmente a mí me encanta sembrar lechuga, cebolla y con el agua contaminada todo se daña, además da escrúpulo comer todos estos alimentos”, agregó Barahona.

Dijo que del agua cae como una especie de espuma y piden a las autoridades que solucionen este problema ya que de esta manera ya no pueden estar. “Desde la municipalidad no nos dan la cara, nos engañan y no dan soluciones”.

María Vásquez de igual manera agrega que hace 30 años esta sequía era sumamente limpia, lavaban la ropa, usaban para cocinar, para lavar sus alimentos.

“Un día fui a la sequía porque los días martes me toca el turno de agua, entonces observé que estaba el agua estaba espumosa y caía como jabón y di aviso inmediatamente”.

Moradores esperan tener respuestas de autoridades.

Recorrido. La analista ambiental de la Unidad de la Jefatura de Calidad Ambiental de la Prefectura de Imbabura llegó a inspeccionar el lugar y agregó que pudo observar una tubería de aproximadamente 4 pulgadas que tiene un desfogue hacia la sequía de donde los señores son usuarios.

“Los perjudicados se ven afectados por esta contaminación de agua residuales que sale de la PTAR de la comunidad de Coñaquí debido al rebose que se ocasiona”.

Agregó que lo solución ante este problema para los comuneros sería tener un pozo séptico, sin embargo para la analista ambientalmente no es responsable por lo que se está optando por solicitar estudios técnicos de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (PTAR) de Coñaquí. Aseguró también que como Prefectura de Imbabura se comprometen a recabar toda la información y a elaborar el correspondiente informe técnico a fin de que no se genere confusiones.